Publicidad

Qué impuestos han subido para los emprendedores en 2014

Para ser emprendedor hacen falta diversas aptitudes y capacidades, hay que ser organizado, trabajador y tener madera de líder. Todas estas aptitudes y muchas más que suelen ser comunes a los emprendedores pueden variar de unos a otros, darse en mayor o menor medida y en más casos de los aparentes incluso no poseerse en absoluto, sin embargo, siempre hace falta valentía y un punto de gusto al riesgo.

Ser emprendedor ahorrar y no morir en el intento: fase uno puedo ahorrar

En España hacen falta emprendedores, hacen falta buenas e innovadoras ideas que impulsen la economía española y la mantengan sobre unas buenas bases. Por estas razones, pensamos que el Gobierno, que está desesperadamente intentando levantar la economía, invertiría en nuevas y buenas empresas y que el camino para emprender se facilitaría de alguna manera.

Ha entrado 2014 y tal y como se anunciaba en los Presupuestos Generales del Estado, lejos de facilitar el emprendimiento, el Gobierno ha decidido subir no uno sino cuatro impuestos para los emprendedores.

Un aumento del 2% en la base mínima de cotización

Se sube un 2% la base mínima de cotización para autónomos, pasa de los 858,60 euros, a los 875,70.

Esto se traduce en una subida de la cuota mínima mensual desde los 256,72 euros a los 261,83 euros.

Un aumento del 5% en la base máxima de cotización

Aquellos autónomos que cotizan por la base máxima, también verán esta aumentada pero en mayor medida que los que cotizan en la mínima. La subida será del 5% y aquellos que antes pagaban 3.425,70 euros pasarán a pagar en 2014 3.697.

Un aumento del 22% a autónomos societarios y con empleados

Esta subida se aplicará tanto a autónomos societarios, como a los autónomos con empresas de más de diez empleados. La base mínima de cotización asciende hasta los 1.051,50 euros, quedándose una cuota mensual a pagar de 313,4% en vez de los 256,72 que se debían pagar en 2013.

Cotización por comida, transporte, guardería…

El nuevo decreto de ley introduce como cotizables diversos elementos relacionados con la empresa que antes no lo eran. Algunos de estos elementos son las ayudas de comida, los seguros médicos, las ayudas de transporte o incluso los planes de pensiones.

Estos elementos tan solo serán aplicados a las bases de cotización bajas y serán asumidos por las empresas, algo que en principio perjudica a estas pero que podría acabar suponiendo perjudicial también para los empleados.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *