Cotizaciones a la seguridad social: todo lo que necesitas saber

| julio 13, 2015 | 2 Comentarios

¿Cuánto pagamos de Seguridad Social? ¿Quienes están obligados a cotizar a la Seguridad Social? ¿Por qué debemos cotizar? ¿Qué parte de las cotizaciones corresponde al empresario y qué parte al trabajador? Estas son sólo algunas de las dudas que pueden surgir a la hora de abordar el temas de las cotizaciones y que trataremos de resolver en los siguientes párrafos.

Las cotizaciones a la Seguridad son una obligación de todos los trabajadores desde el momento en el que se incorporan al mercado laboral, tal y como se explica desde la propia Seguridad Social. Todos los trabajadores, independientemente del sector en el que desarrollen su actividad, tipo de contrato o condición como autónomo o asalariado deben cumplir con la Seguridad Social y esta obligación sólo se extinguirá con el cese del trabajo o la actividad que venían realizando “siempre y cuando se comunique la baja en tiempo y forma establecidos”, ya que de otra forma habrá que seguir cotizando hasta que la Seguridad Social de cuenta del cambio.

cuanto-cotizas-a-la-seguridad-social

Las  cotizaciones a la seguridad social se componen de tres elementos básicos: las bases de cotización, el tipo de cotización y la cuota. El Estado es el que se encarga de de establecer los dos primeros, de los que después se obtendrá la cuota a pagar y ambos se definen a través de la Ley de Presupuestos Generales del Estado (PGE). El Ministerio de Economía y Hacienda dispone de una página específica dedicada a los PGE donde se puede acceder a los mismos y rebuscar estos datos. Sin embargo, quizás es más fácil hacerlo a través de la página de la Seguridad, que recoge las bases y tipos de cotización que rigen en cada momento a cada régimen, como ahora vamos a ver.

La Seguridad Social distingue varios régimenes de cotización en función de los cuáles variarán las bases de cotización y los tipos a los que están sujetos sus actuvidades. Estos pueden consultarse en este enlace del ente público y que en el caso del régimen general presentan la siguiente forma (pinchar para ampliar imágen):

Como se puede apreciar, cada tipo de puesto laboral tiene su propia base reguladora, en teoría específicamente pensado para la actividad.

Por qué es imporante la base de cotización

Las cotizaciones a la Seguridad Social son una parte importante del salario y las deben aportar de forma conjunta el empleado y la empresa. En la nómina podremos encontrar un apartado que contiene las aportaciones que el trabajador hace a la seguridad, concretamente en la tercera parte de la estructura de la nómina, donde se informa sobre los elementos que componen el salario. La base de cotización es la que luego determina la cuantía de la pensión o el dinero que percibiremos en caso de enfermedad o baja laboral. Es como el sueldo base por el cual se cotiza y en el sistema actual se recibe en función de lo que se aporta.

La base de cotización también es la que sirve para calcular después la cuantía de la prestación por desempleo. Dado que es la propia empresa siguiendo las directrices del Estado quien aplica directamente las cotizaciones, en el caso de los trabajadores por cuenta ajena, existe una relación directa entre el salario y las cotizaciones. Dicho de otra forma, cuanto más cobre más cotizarás y por lo tanto serán mayores tus prestaciones de forma automática, algo que no ocurre con los trabajadores autónomos.

El caso de los autónomos

Las cotizaciones a la seguridad social son importantes para todos los trabajadores, pero los asalariados tienen algo menos de control sobre las cantidades por las que cotizan. Por el contrario, los trabajadores autónomos pueden aumentar o disminuir el dinero por el que cotizan a la seguridad social, siempre dentro de unos máximos y unos mínimos marcados en la tabla anterior.

En el caso de los trabajadores autónomos las bases y tipos de cotización aplicables en este momento son los siguientes:

 

Los autónomos pueden cambiar sus cotizaciones a la Seguridad Social para pagar más o

Tanto pagas, tantos derechos tienes

Dependiendo de las cotizaciones tendrán derecho a más y menos prestaciones en caso de baja por enfermedad, incapacidad o desempleo tras la aprobación del paro de autónomos. Y es que en el caso de los autónomos, sus prestaciones están ligadas a las cotizaciones. Esto es lo que pagarás en cada caso partiendo de la base de cotización mínima:

Cuota con cobertura IT y cotización adicional por accidentes de trabajo obligatoria. Incluye la cuota base más la baja por enfermedad común, baja por riesgos por embarazo y la lactancia natural (estas dos últimas suman 0,1 puntos a la base). Con carácter general se sitúa en un 29,9% de la cuota, que según la base mínima para 2015 (880,4 euros) supone el pago de 263,23 euros al mes. Si no se cotiza por riesgo por embarazo y lactancia, la cuota resultante será de 29,8% y el resultado será de 262,35 euros al mes.

Cuota con cobertura IT y Accidentes de Trabajo. Supone el pago del 29,8% de la base por la cuota común más el coste de la cuota por accidentes, que es algo más complicada de calcular que el resto. Dependiendo del epígrafe del IAE se aplicará uno y otro porcentaje. Si aplicamos un mínimo del 1,5% tendríamos una cuota por el 31,3% con el resultado de 275,56 euros.

Cuota con cobertura IT y Cese de Actividad. El cese de actividad equivale al paro de los trabajadores autónomos. Supone entre un 1,7% la base de cotización o un 2,2% si no tuviese la incapacidad temporal, ya que desde 2015 ambas son complementarias e independientes. Para dar con la cuota mensual como trabajador autónomo en este caso habría que sumar al 29,8% el 2,2% adicional de la cobertura, ya obligatoria. El resultado es un 32% de cotización que equivale a 2181,72 euros.

Cuota con cobertura IT, Accidentes de Trabajo y Cese de Actividad. Este es ‘el pack completo’, el máximo nivel de cobertura al que tiene acceso el autónomo y que supone sumar todos los porcentajes anteriores. El resultado sería una cuota del 33% de la base o 290,53 euros para la base mínima.

La cuantía de la pensión de los trabajadores autónomos también depende de sus cotizaciones. Habitualmente suele recomendarse a los trabajadores por cuenta propia que coticen el mínimo los primeros años y que durante los últimos 15 años, que son los que se utilizan para computar la base reguladora, se aumenten al máximo, aunque tras la reforma de las pensiones se amplía este periodo hasta los 25 años. Es decir, debería estar cotizando al máximo durante el tiempo máximo permitido para poder tener la pensión más alta.

También te puede interesar

Cómo saber si estoy dado de alta en la Seguridad Social

¿Merece la pena pagar por el subsidio de desempleo?

Consecuencias de faltar al trabajo de manera injustificada

Imagen superior – Gena96 en Shutterstock

Tags: , , , ,

Categoría: Recursos Humanos

Comentarios (2)

Trackback URL | Comments RSS Feed

  1. Miquel dice:

    actualmente estoy pagando un convenio especial con la seguridad social.
    En la declaración de la renta casilla 10 (Cotización seguridad Social), tengo que poner las sumas de todos los pagos mensuales que he pagado a
    la S. Social y restarlo de las retribuciones dinerarias.

  2. Pablo Juan Rubio Rodríguez dice:

    Estimados señores:

    mi jefe, autónomo y dueño de un pequeño comercio, me ha pedido que, pese a tener un contrato a tiempo completo y cotizar por mí en función de él, le haga el favor de permitirle que cotice como si mi contrato fuese a tiempo parcial, pues sus ingresos han disminuido de un tiempo a esta parte.

    Yo le he ofrecido algunas alternativas, aunque a él sólo le convence la que les he expuesto.

    Les pido algún consejo, tanto para él como para mí.

    Gracias.

Deja un comentario


Logo FinancialRed
Logo FinancialRed