Herramientas estratégicas de análisis de un negocio

Desarrollar una idea de negocio y ponerla en marcha es una misión apasionante. Un proyecto en el que ponemos todo nuestro esfuerzo y empeño para hacerlo realidad y, por supuesto, alcanzar el máximo éxito empresarial posible. Tanto si lo hacemos por cuenta propia como si integramos parte de un equipo fundador, iniciar la puesta en marcha de una empresa y gestionar su avance supone comenzar una aventura motivante que requerirá de entrega por parte de todos los implicados. Emprender, en definitiva, es algo que marcará nuestro estilo de vida y nuestra dirección profesional.

imagen

Pero como en cualquier iniciativa que podemos tomar, es clave y fundamental realizar una completa preparación previa, analizar el contexto, la competencia y el potencial de futuro de nuestro proyecto empresarial. En este artículo vamos a repasar una serie de herramientas estratégicas de análisis que permitan identificar la situación de la empresa en el mercado y planificar las soluciones ante posibles problemas económicos o comerciales. Estas herramientas por otro lado, también proporcionan información sobre nuevas oportunidades e influencias del entorno empresarial que puedan demandar nuevas acciones.

El análisis del entorno interno y externo de la organización empresarial es un paso imprescindible en toda fase previa al lanzamiento de cualquier negocio, ya que los responsables a nivel directivo deben obtener los datos para conocer el contexto en el que se moverá su proyecto cuando ya sea una realidad. De lo contrario, si no se tienen unas nociones exhaustivas de aquello a lo que nos podemos enfrentar y de los recursos que podemos aprovechar, la idea de negocio estará prácticamente abocada al fracaso.

Análisis FODA

Aquellas personas que hayan sido emprendedores con anterioridad, o incluso quienes hayan estudiado carreras relacionadas con la creación de empresas, un Máster in Business Administration (MBA) o marketing, sabrán de qué se trata cuando hablamos de un análisis FODA. También podemos reconocerlo bajo otras siglas como DAFO o DOFA, pero siempre estaremos haciendo referencia al mismo concepto: una técnica de análisis de situación de un negocio para valorar sus Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades

La importancia de un análisis FODA o DAFO y de otros métodos de análisis previos viene dado porque resume la información para detectar cuáles son las fortalezas de la idea de negocio que queremos impulsar, las amenazas, sus debilidades y, por supuesto, las oportunidades que se deben aprovechar una vez nos encontramos en el mundo empresarial.

Un análisis que conviene realizar en los momentos previos al lanzamiento de un proyecto durante la creación del Plan de Negocio, pero que también puede llevarse a cabo cuando la empresa cuenta con cierta trayectoria con el objetivo de plantear nuevas estrategias ante un posible estancamiento. La información que se extrae de esta técnica es clave para decidir qué camino tomar en el rumbo de la compañía para seguir creciendo y aprovechar nuevas oportunidades.

¿Cómo realizar el análisis FODA?

Para empezar, debemos plantear un análisis a nivel interno para tener claras cuáles son las Fortalezas y Debilidades del proyecto empresarial. Por un lado, identificar las fortalezas como esas cualidades positivas de la idea de negocio que le servirán como argumentos fuertes para salir al mercado; y por otro, detectar las debilidades en las que conviene trabajar para que no afecten al alcance de las metas y objetivos deseados.

Después, será momento de completar esta tarea de análisis estudiando los diferentes factores a nivel externo. Dicho de otro modo, qué amenazas podemos encontrarnos en el mundo empresarial y comercial, sobre todo en lo que respecta a la competencia; y qué oportunidades podemos aprovechar, qué nichos de mercado se encuentran vacíos o con poca actividad en los que nuestro proyecto pueda marcar la diferencia o qué público objetivo podemos satisfacer con nuestras propuestas diferentes e innovadoras.

Otros análisis estratégicos de una idea de negocio

Además del FODA o DAFO, existen diferentes técnicas y métodos de análisis que también pueden aportarnos información de gran utilidad para pulir nuestro proyecto empresarial. Las conclusiones que obtengamos de todo este trabajo previo son las que nos servirán para validar la idea de negocio, por lo que conviene ser exhaustivos en esta parte anterior al lanzamiento para maximizar la preparación tanto de la empresa y sus recursos como de sus responsables.

Análisis PESTEL

Cuando hablamos del Análisis PESTEL, se refiera a un estudio que se puede realizar de forma previa o complementaria al FODA o DAFO y que tiene como objetivo poner en valor ciertos condicionantes del contexto en particular. Nos referimos a aspectos políticos y legales como impuestos y legislación del trabajo; aspectos económicos tales como la situación del mercado actual; factores socioculturales entre los que se encuentran datos demográficos o estilo de vida del público o objetivo; y también aspectos de tecnología como gasto en I+D o la situación de infraestructuras y comunicaciones.

El PESTEL es un análisis de extrema utilidad sobre todo si queremos lanzar una idea de negocio en un mercado extranjero, puesto que deberemos de conocer previamente el funcionamiento y las características del contexto en un país ajeno.

5 fuerzas de Porter

Llegamos al método conocido como 5 fuerzas de Porter, un análisis similar al FODA o DAFO y que puede servir para completar la información obtenida de otras técnicas para crear una imagen mucho más realística del contexto en el que nos vamos a mover. Las fuerzas se dividen en nuevos competidores, negociación de proveedores, negociación con clientes, productos sustitutos y rivalidad entre competidores. Es un proceso distinto al FODA pero que, en esencia, tiene como objetivo extraer conclusiones similares.

Matriz Ansoff

Por último, hacemos referencia a la matriz Ansoff, una herramienta de análisis que puede ser más adecuada para empresas que ya cuentan con una trayectoria, sobre todo para valorar las amenazas de la competencia y tratar de adelantarse o sobreponerse a ellas. Con este método, se identifican las oportunidades de crecimiento de la compañía valorando por un lado los mercados y, por otro, los productos, tanto aquellos que se encuentran en el contexto actual y como los que llegan como novedad. Todo ello, también investigando su penetración en el mercado, el desarrollo de nuevos mercados o productos y la diversificación.

En general, la utilidad de este tipo de análisis a profunidad, son por demás necesarios para dar los primeros pasos con cierto en la puesta en marcha de una empresa.  Sin embargo, es recomendable que cada cierto tiempo se vuelvan a realizar estos estudios con datos reales para conocer la verdadera situación y posición de la empresa en el mercado, las características de los competidores y del entorno en general para definir futuras acciones estratégicas que ayuden al logro de los objetivos empresariales.

Publicidad