Publicidad

Las restricciones de crédito ya afectan a las pyme y sus alternativas de financiación

 Las consecuencias de la crisis financiera por las hipotecas subprime en Estados Unidos comienzan a dibujar claramente su efecto en España. Por un lado se ha producido un descenso del consumo y por otro un endurecimiento generalizado de las condiciones para conceder en préstamo. En ambos casos una de las más afectadas son las pyme. En primer lugar deben evitar sufrir una caída en sus ventas y en segundo tratar de conseguir financiación para acometer nuevos proyecto s o simplemente diversificar sus áreas de actuación precisamente por esa caída del consumo.

Conseguir capital es una de las tareas más complicadas para cualquier empresa y la dificultad crece de forma inversamente proporcional al tamaño de la compañía (más grandes cuanto más pequeña). El endurecimiento de las condiciones crediticias va a servir para agravar todavía más el problema de la financiación en las pyme. Lo peor es que según los datos del Banco Central Europeo, las entidades son más reacias a prestar dinero a corporaciones que a consumidores.

En concreto, un 49% de los bancos han restringido el crédito a empresas durante el primer trimestre de 2007, algo que sólo el 41% hizo en todo 2007. El único dato positivo es que las condiciones se han endurecido más para las grandes multinacionales (54%) que a las pyme (34%). Los bancos se están mostrando especialmente reacios a financiar las fusiones y adquisiciones, así como las reestructuraciones de capital, pero por el momento no son igual de duros con los créditos destinados a la operativa normal.

Para conceder sus préstamos los bancos se están fijando especialmente en las expectativas de la economía y las posibilidades de crecimiento de la compañía más que en su liquidez, o al menos es lo que afirman el 50% de las entidades. De todas formas lo que está claro es que los empresarios deben agudizar el ingenio para tener acceso al dinero. Por fortuna, existen otras alternativas de financiación para la pyme, empezando por las ayudas oficiales, que se han incrementado gracias a las medidas aprobadas por el Gobierno contra la desaceleración. Acudir a las líneas ICO pyme es lo más lógico, aunque hay que tener en cuenta que al final las subvenciones trasladan el IVA al cliente, como indican en un post de economiajoven.net.

Los empresarios que deseen financiarse más allá del estado y los bancos también cuentan con un amplio abanico de posibilidades desde salir a Bolsa hasta acometer una ampliación de capital.  Por supuesto, siempre quedarán otras alternativas a través de compañías de capital riesgo, business angels o incluso buscando el cobijo de una gran empresa.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *