Publicidad

Factoring: ¿En qué consiste?

Toda empresa necesariamente para poder vender, tiene que hacerlo a crédito. A mayor volumen e importes de ventas, más crédito. Al menos así logra moverse el mercado, más aún en épocas como las que atravesamos.

Dentro de las herramientas con las que cuenta toda empresa y en especial las pymes, que se ven obligadas a efectuar ventas a crédito a sus clientes, pero necesitan de liquidez, se encuentra el factoring.

El Factoring en España ha ido creciendo desde su creación y representa el 9,09% del Producto Interior Bruto. Durante 2008, la actividad global de esta actividad alcanzó una tasa de crecimiento del 20,35% con un volumen de negocio de casi 100.000 millones de euros frente a los 82.000 millones del año anterior lo que demuestra que las empresas españolas confían en este sistema también en momentos de crisis.

El Factoring es una operación financiera, que consiste en la cesión a un factor (empresa de factoring) de los créditos comerciales por las ventas a sus clientes de una empresa.

Esta cesión se realiza a cambio de un importe convenido en términos relativos en un contrato. Este importe puede ser establecido con o sin márgenes de variación, es decir con un descuento sobre el nominal de los créditos en función de las características, más una retención sobre el volumen de crédito vivo, o disposición discrecional hasta un límite en función de créditos cedidos.

El factor realiza la tarea de evaluación técnica de riesgos, la labor de gestión de cobros, las tareas administrativas y la función de financiación mediante la apertura de crédito al cedente.

El factoring es un servicio brindado por muchos Bancos y Cajas y el mismo contempla los servicios de análisis, administración, gestión, financiación de ventas, facturación y cobro de la cartera de clientes. La implementación de esta herramienta puede traer como ventaja la eliminación/ disminución del riesgo de impagos, reducir los retrasos en el cobro de las facturas, rebajar considerablemente los costes administrativos y simplificar la contabilidad.

Entre las empresas usuarias de los servicios de factoring un 80% son Pymes para las que este servicio financiero es una fuente muy valiosa de gestión y financiación de sus ventas. Y en lo que se refiere a las ventas al exterior, el factoring facilita la posibilidad de ampliar mercados con la seguridad de que estas operaciones van a finalizar sin ningún problema.

Existen dos formas muy diferenciadas de este tipo de operaciones

– Factoring sin recurso: el cliente responde de la existencia y legitimidad del crédito, pero no de la solvencia del deudor cedido, cuyo riesgo es asumido por la compañía de factoring.

– Factoring con recurso: el cedente responde por la existencia y legitimidad del crédito cedido y además por la solvencia del deudor.

Los costes del factoring dependen de los servicios contratados y tienen dos componentes:

– Financiero: El tipo de interés que en cada momento aplique el mercado a cualquier operación de financiación.

La Tarifa de Factoring o porcentaje sobre las facturas cedidas: Variará según el volumen de negocio, el número e importe de las facturas, el sector en el que se opera, el nivel de riesgo de los deudores, la asunción o no de la cobertura del riesgo de insolvencia por parte de la compañía de Factoring, etc.

Entre las ventajas que enumera la Asociación Española de Factoring encontramos:

– Facilita un eficaz control estadístico-contable de la cartera de facturas.
– Simplifica la contabilidad de las cuentas de clientes.
– Aumenta la eficacia de la gestión de cobros.
– Evalúa la cartera de clientes y el riesgo asumible.
– Agiliza la obtención de informes.
– Disminuye la carga administrativa, racionalizando los sistemas de administración y disminuyendo el trabajo burocrático.
– Reduce las gestiones por impagos, morosidad y fallidos.
– Proporciona información periódica y regular de los deudores.
– Reduce interferencias entre los departamentos Comercial y Administrativo.
– Reduce los gastos administrativos, de personal y de comunicacione
– Mejora la gestión de venta y facilita acciones comerciales más efectivas.
– Permite a la red comercial centrarse en su trabajo sin gestiones de cobros.
– Permite una mejor evaluación de los clientes.
– Reduce gastos y tiempo en la elaboración de informes comerciales.
– Contribuye a la correcta y efectiva toma de decisiones.
– Mejora la posición de la empresa frente a la competencia y a los clientes.
– Contribuye a la introducción y apertura de nuevos mercados.
– Consolida y aumenta la clientela.

Sin dudas una herramienta interesante, tiene sus costos, pero también una gran ventaja como es la de hacerse de liquidez sin endeudarse. Hay que analizar siempre el momento de su implementación, los costes que conlleva y sobre todo la situación económico-financiera de cada empresa.

Publicidad

3 responses to “Factoring: ¿En qué consiste?

  1. Me parece muy bien el factoring, ahóra bien;me parecería mejor que nuestros gobernantes legislaran para acortar los tiempos de pago,y a los jueces se le dieran herramientas para hacerlos cumplir. Y menos pamplinas y más trabajar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *