Publicidad

Los alumnos brillantes NO son los mejores empleados

Muchas veces, al buscar trabajo, uno se encuentra con que las empresas piden multitud de documentos y entre ellos, el más temido, el expediente académico. Temido sobre todo, claro está, por aquellos que no fueron alumnos brillantes.

Son muchas las empresas que, como filtro a la hora de contratar, utilizan  las notas obtenidas por el candidato durante su periodo de formación. ¿Es esta táctica correcta? ¿Mide realmente la rentabilidad que nos dará el empleado?

Una respuesta que satisficiese  todas las posibles preguntas sería: A veces sí  y a veces no. Depende del candidato y depende del tipo de trabajo. Es posible que esta respuesta, lejos de satisfacer todas las preguntas, no satisfaga ninguna. Lo que quiero decir es que en algunos trabajos, puede que si esté relacionada la nota media de expediente con la productividad real del empleado pero en otros muchos casos, poco tiene que ver.

graduation

Los estudiantes con expedientes brillantes suelen compartir una característica en común: La disciplina a la hora de echarle horas al estudio. Los alumnos con notas muy altas, aunque difícilmente pueden ser tontos, no tienen porqué destacar en inteligencia o perspicacia sobre otros alumnos con notas algo más bajas.

Con todo esto, desde luego no incito a los responsables de recursos humanos a contratar a gente con notas bajas. La intención es resaltar la importancia de otras cualidades que pueden tener los candidatos y que pueden resultar más útiles a la hora de realizar según qué trabajos que la disciplina al estudiar.

Exito y Fracaso

A continuación ofrezco algunas cualidades que buscar en candidatos que pueden serle útiles a una empresa:

  • Capacidad de liderazgo

Se trata de algo realmente importante a buscar en un candidato, especialmente cuando el puesto a desempeñar tiene que ver con el desarrollo empresarial. En este tipo de labores, el empleado tendrá que dirigir en más de una ocasión a otros empleados, por lo que saber hacerlo de una manera eficaz y profesional es muy importante.

Puede consultar: La importancia del liderazgo.

  • Creatividad

La capacidad de aportar nuevas ideas o visiones. Cuando el trabajo a desarrollar es sistemático no es tan necesario, aunque siempre está bien contar con nuevas ideas que puedan mejorar la productividad de un sistema de trabajo.

Demuéstralo creando un currículum creativo.

  • Iniciativa

En lo que respecta a esta característica, lo mejor es ni mucho ni poco. Cuando se espera que el empleado tome sus propias decisiones, cuanta más iniciativa mejor. Sin embargo, si sólo ha de seguir pautas, mejor que no tome demasiado la delantera.

  • Habilidades sociales

Esto es siempre positivo. Si el empleado va a tener que tratar con clientes, cuanto mejor se le den las relaciones sociales mejor. En caso contrario, será también beneficioso ya que mejorará el ambiente entre los compañeros de trabajo. Cuando en una oficina los empleados trabajan contentos, trabajan mejor.

  • Capacidad de análisis

La capacidad de ver qué cosas funcionan y de qué manera, mejoran enormemente la productividad de una empresa.

Todas estas aptitudes no se enseñan en la universidad ni son exclusivas de los estudiantes con matrícula, por esta razón, muchas veces es mejor realizar procesos de selección que se fijen en aspectos de este tipo.

Puede que te interese conocer las preguntas frecuentes en una entrevista de trabajo.

Publicidad

5 responses to “Los alumnos brillantes NO son los mejores empleados

  1. Muy interesante y muy bien escrito. Siempre hay que tener en cuenta las habilidades que el empleado utiliza en su vida cotidiana. Great article!

  2. Realmente considero que las notas no definen a un buen profesional.
    Aunque la inteligencia de éstas no se puede cuestionar, no siempre son buenos socializando, debido al mundo en el que ellos se desarrollan y muchas veces se convierten en personas más aferrados al estudio, reduciendo la capacidad de interacción social.
    Un ejemplo: conozco a una persona con promedios muy altos desde la primaria, pero no logra socializar adecuadamente, lo cual le ha perjudicado al momento de buscar empleo.

  3. Que razon tiene este artículo!! Cuantas veces nos hemos encontrado con un compañero del colegio, que no era especialmente brillante, al frente de su propia empresa, o como jefe de un gran equipo de trabajo.

  4. Un mal estudiante de joven no es señal de mal profesional, yo tengo un familiar que no terminó el FP de joven, y ahora ha hecho dos años de universidad y ha montado una empresa tecnológica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *