Publicidad

Adiós a las cotizaciones mínimas para los autónomos

Todavía es sólo una propuesta, como la de retrasar la edad de jubilación hasta los 67 años, pero tiene visos de que pueda convertirse en algo más. El plan para reformar las pensiones anunciado por el Gobiernotambién afecta a los trabajadores autónomos, ya que entre las propuestas del ejecutivo figura la de generalizar la obligación de cotizar en alas mismas condiciones que los trabajadores. A efectos prácticos esto supone eliminar las cotizaciones mínimas.

La propuesta del ejecutivo es vincular la cotización a los ingresos netos. Actualmente, los autónomos pagan un 29% sobre una base que va desde los 814 euros hasta un máximo superior a 3.000 euros mensuales y son ellos quienes elijen la cantidad a pagar en función de las prestaciones que desean obtener. La idea del ejecutivo es eliminar esa posibilidad de elección y que coticen directamente el 29% de los ingresos.

Lo que todavía no está claro es la forma en la que se puede implementar esta medida, ya que los ingresos de los autónomos varían y en ese caso la Seguridad Social siempre tendría que cobrar ‘a toro pasado’. Desde El Economista apunta que una posible vía podría ser la creación de nuevas bases de cotización sólo para trabajadores autónomos.

La reforma supondría un duro golpe para muchos autónomos que prefieren prescindir de prestaciones sociales con el fin de maximizar sus ingresos, pero también beneficiaría al colectivo de autoempleados con escasas rentas y que apenas sí cubren el mínimo de cotización. Con el nuevo sistema, en lugar de pagar un 29% sobre los citados 814 euros mensuales, pasarían a pagar un 29% sobre sus ingresos, que podrían ser menores a esa cantidad.

Por el contrario, los autónomos con rentas más altas verán sus beneficios caer drásticamente, ya que la base mínima es una de las cotizaciones más extendidas. De hecho, la práctica más común suele ser cotizar por la base mínima hasta los últimos quince años, que son los que se tienen en cuenta para el cálculo de las pensiones, y a partir de ahí aumentar la base de cotización hasta el máximo posible.

Lo que no se ha aclarado es si esta mayor soliridad del colectivo de autónomos con el sistema de la Seguridad Social vendrá acompañado de algún tipo de contraprestación. Sería lógico pensar que se va a equiparar la cotización de autoempleados y trabajadores por cuenta ajena, las prestaciones que ambos obtienen del Estado también se igualen en concepto del paro de los autónomos, capacidad para coger una baja, etc. Aunque esto, teniendo en cuenta la picaresca española, también puede ser un nuevo peligro.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *