Publicidad

Consejos para planificar el IRPF antes de que acabe el ejercicio

Empresarios y profesionales tienen tiempo aún hasta la conclusión del año para ahorrar en la factura fiscal.

Se avecina el final de año y, con él, las últimas oportunidades tanto para los contribuyentes particulares como para las empresas, entre ellas las pymes, de recortar la factura impositiva que abonarán respecto a 2017. Dentro de los cauces legales que marca la Agencia Tributaria, por supuesto. Así que, a poco más de mes y medio para que concluya el ejercicio, hay tiempo todavía para lograr un cierto ahorro en el pago del impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF).

Los impuestos que pagarás como emprendedor si creas una sociedad

Los pequeños o medianos empresarios, así como los trabajadores autónomos, no son una excepción en este sentido y a ellos van dedicados los siguientes consejos para planificar el IRPF antes de que acabe el ejercicio.

Planificar el IRPF antes de que acabe el año

Obviamente, se trata de ejecutar maniobras que, en todo caso, vayan dirigidas a recortar gastos, a pagar menos impuestos como autónomo. No todos los sectores ni cada empresa o actividad profesional ofrecen las mismas posibilidades en cuanto al abono de gravámenes, pero sí hay una serie de recomendaciones que puede ser útil a la mayor parte de empresarios y trabajadores por cuenta propia, más allá de situaciones particulares.

Los impuestos que pagarás como emprendedor si creas una sociedad

Por ello, desde el Registro de Economistas Asesores y el Registro General de Asesores Fiscales, fusionados en el REAF-REGAF como órgano especializado del Consejo General de Economistas, ofrecen varias claves para que los autónomos puedan ahorrarse unos euros en impuestos antes de que concluya el año.

Anticipar gastos o posponer ventas para pagar menos impuestos

De entrada, para planificar el IRPF, según señalan los citados expertos, hay que saber que si el pequeño o mediano empresario o el trabajador autónomo en cuestión lleva a cabo actividades económicas determinando el rendimiento neto en el régimen de estimación directa, en cualquiera de sus modalidades, puede interesarle aplazar las últimas ventas a primeros del ejercicio de 2018 o anticipar gastos durante el mes y medio que resta para que termine el año en curso. El objetivo de estas maniobras es diferir el impuesto.

Deducciones por creación de empleo

Si, al igual que en el supuesto anterior, el interesado realiza actividades económicas y determina el rendimiento neto en estimación directa y, al mismo tiempo, prevé que creará algún puesto de trabajo en lo que resta para concluir 2017 o en el conjunto de 2018 en relación a 2016, le puede resultar conveniente invertir en elementos nuevos del inmovilizado material o de las inversiones inmobiliarias y podrá amortizarlos libremente en 120.000 euros al año por cada persona/año de incremento de plantilla.

Esta posibilidad viene dada por el hecho de poder beneficiarse del régimen especial de incentivos fiscales para empresas de reducida dimensión.

Clientes y proveedores

Los gastos que puedan derivarse de atenciones a clientes y proveedores que se produzcan antes de que termine el año -siempre que vayan a superar los 2.000 euros anuales- pueden ser aplazados a 2018, ya que está limitado el gasto deducible por este concepto a la citada cantidad.

hacienda

En otro orden de operaciones, para planificar el IRPF, desde el Consejo General de Economistas avisan de que, si se realiza una actividad económica y, como consecuencia de ello, se tiene un crédito contra una entidad pública, pero se teme que no se cobrará en un plazo razonable, puede resulta conveniente iniciar un procedimiento judicial sobre su existencia o cuantía y así poder deducirse el deterioro del mismo.

Opción para los autónomos que trabajan en casa

Otro de los puntos sensibles en el IRPF, y sobre el que ha habido bastante polémica recientemente por la interpretación interesada que, según las organizaciones de autónomos, hace la Agencia Tributaria se da cuando éste tiene la oficina en casa.

ayudas para emanciparte antes de los 30

De este modo, si el trabajador por cuenta propia desarrolla una actividad económica en el mismo piso en el que tiene su vivienda, puede ser aconsejable individualizar en lo posible los suministros para poder deducirlos sin problemas de los ingresos empresariales o profesionales, aunque siempre podrá hacerlo por un criterio combinado de metros cuadrados y tiempo de dedicación a la actividad, según criterio administrativo. Otros gastos comunes, como el de la comunidad de vecinos o los impuestos, pueden deducirse sin problemas en proporción a los metros cuadrados utilizados en la actividad.

Actividad por estimación objetiva

En caso de determinar el rendimiento neto de su actividad por estimación objetiva, y contando con que en 2018 va a poder seguir haciéndolo porque no prevé superar los límites en este año, es el momento de echar cuentas y ver si su rendimiento neto real supera o no llega al que le sale por módulos. En el segundo caso podría interesarle renunciar al régimen, teniendo en cuenta que la estimación directa conlleva obligaciones formales mayores, finalizan los expertos consultados.

Finalmente, cabe recordar que, en función de modalidad societaria o profesional que se utilice, no habrá que considerar el IRPF al rendir cuentas con Hacienda, y por lo tanto no será necesario planificar la renta, sino el impuesto sobre sociedades y también el impuesto sobre patrimonio para empresarios y profesionales.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *