Publicidad

Las retenciones de IRPF para los autónomos en 2012

La subida del IRPF de 2012 está llevando a nuestros lectores autónomos a preguntarse por las retenciones que deben practicar en las facturas que emiten. Y es que tras retocar el nuevo Gobierno las tablas de IRPF son dudas que conviene aclarar.

Al igual que cualquier empleado por cuenta ajena, el autónomo debe practicar una serie de retenciones de IRPF. Sin embargo, a diferencia de estos, es el propio trabajador autónomo quien debe incluir esa retención a través de las facturas que emite. Esto no quiere decir que sea libre de establecer las retenciones que considere oportunas, ya que estas vendrán dadas por ley.

La Agencia Tributaria dispone de una sección donde aborda las retenciones de 2012 y a la que se puede acceder pinchando aquí. En ella explica las obligaciones fiscales del autónomo, aunque en estos casos lo mejor es acudir directamente a la legislación vigente, en este caso la Ley 35/2007, de 28 de noviembre y sus posteriores modificaciones. Esta nos hablará directamente de las retenciones de IRPF de los autónomos, que estarán directamente ligadas con la actividad que lleven a cabo.

Existen sin embargo una norma general según la cual las facturas emitidas por empresarios no profesionales, es decir, los que desarrollen actividades calificadas en la primera sección de las tarifas del Impuesto de Actividades Económicas (IAE) quedarán exentas de retención. Para el resto de facturas emitidas por autónomos dedicados a actividades profesionales, agrícolas, ganaderas y forestales están sujetas a los siguientes tipos de retención a cuenta del IRPF.

  • Actividades profesionales: 21% (podrá ser del 9% el año del inicio de la actividad y los dos siguientes ejercicios).
  • Actividades agrícolas y ganaderas: 2%
  • Actividades forestales: 2%

Además, el Real Decreto 439/2007 incluye a través del artículo 95.6la obligación de los empresarios y profesionales de retener el 1% de las facturas que reciban a las personas que ejerzan actividades incluidas en los epígrafes a los que se refieren y que son:

¿Hay que subir el IRPF?

Respondiendo a esta pregunta que se ha repetido en los últimos días desde la aprobación de la subida de Impuestos en 2012 por medio del Real Decreto-ley 20/2011: no. Es decir, la subida del IRPF no implica que los trabajadores autónomos deban aumentar la retención de IRPF que practican en sus facturas.

Sí aumentará, sin embargo, la retención de IRPF que practiquen quienes alquilan una vivienda. De hecho, estos deberán subir las retenciones que practican del 19% al 21%  para adecuarse a los cambios. Esto no implica un aumento de la cuantía de la factura, sólo de la retención que se practica.

También te puede interesar:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *