Publicidad

La estretegia KISS en la empresa

¿Ha llegado el momento de pintarse la cara, coger una guitarra y convertirnos en adoradores del heavy? Nada más lejos de la realidad. Lo único que debemos hacer si queremos poner en marcha la estrategia Kisss es simplificar.

A nadie le gusta tener que lidiar con la complejidad. No importa si nos referimos al ámbito personal o laboral. El ser humano agradece las cosas sencillas, fáciles de entender y, en el caso de los productos y servicios, lo más compresibles e intuitivos que sea posible. Precisamente aquí es donde entra en escena KISS, y no me refiero al grupo de Heavy, por si alguno no había entendido la referencia inicial, sino a la estategia KISS o Keep It Simple, Stupid! que no sólo puede aplicarse a la empresa, sino también a la gestión financiera (por poner el ejemplo del que hablé hace ya dos años en Dineroexperto.com).

Traducido literalmente, el principio KISS nos dice “Mantelo Sencillo, Estúpido” o”Mantelo Simple (y) Estupido” y según Wikipedia (versión inglesa) se lo debemos a Kelly Johnson, ingeniero de Lockheed Skunk Works, que estaban diseñando herramientas con la premisa de que un mecánico ‘al uso’ debería poder reparar sobre el terreno y en condiciones de combate, el motor del jet que estaban diseñando. Así, en este contexto el “estúpido” se refería a la relación entre como se rompen las cosas y la sofisticación de los medios al nuestro alcance para arreglarlas. Quizás este no sea el mejor ejemplo de como podemos utilizar la estrategia KISS en la empresa, pero lo que sí parece fuera de toda duda es los beneficios potenciales que podemos obtener de ella.

En este sentido, Francois Derbaix, fundador de Toprural y Voota, lo cita en su blog como parte de diez consejos para emprendedores junto con la regla 80/20 o principio de Pareto. Al final, ambos son complementarios, ya que lo simple es centrarse en las tareas en las que somos más productivos, y eso es lo que propugna el economista italiano. Pero dejando de lado la parte relacionada con la productividad, la experiencia nos dice que las estrategias más sencillas suelen ser las más exitosas, y si a esto le sumamos que además suelen ser mucho más baratas de implementar, la ganancia es doble.

Lo mismo puede decirse de los productos: cuanto más simples, mejor. Sólo hay que pensar en las aplicaciones móviles que han triunfado y por qué, especialmente en lo que a videojuegos para el móvil se refiere. Lo que ocurre en el fondo es que el ser humano busca la simplicidad, la sencillez. Esto en el ámbito de la nueva tecnología se puede también traducir por herramientas intuitivas, que no requieran un largo proceso de aprendizaje. Ahí está, por ejemplo, el éxito de los primeros móviles de Nokia (que además siguen funcionando bastante bien entre las personas mayores pese al desacalabro de la empresa). Evidentemente, la importancia de la sencillez varía en función del sector y siguiendo en plano ‘tecnológico’ un interfaz fácil de manejar e intuitivo siempre es un valor añadido para una televisión LCD, pero quizás no sea un factor determinante a la hora de la compra ¿O sí?

Y por último, un ejemplo de la vida real que nos llega desde Estados Unidos por medio del diario Dunn Daily Record de Carolina de Norte, que enfocado a una población de 10.000 habitantes consigue vender una media de 1,12 copias gracias a una estrategia tan simple como efectiva: hacer que sus vecinos aparezcan en las noticias. No puede competir con los grandes tabloides en cuanto a recursos, pero sí puede estar al día de todo lo que ocurre en su ciudad.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *