Publicidad

Errores que no puedes cometer al lanzar tu negocio

El lanzamiento de un nuevo negocio no es sencillo e incluso en aquellos casos en los que todo parece marchar sobre ruedas. Los detalles son tantos que a veces resulta complejo mantener la atención sobre todo y lograr engrasar todos los engranajes necesarios para un buen despegue del proyecto empresarial. Además de las cuestiones técnicas o más específicas relacionadas con el negocio, existen algunos errores comunes ante los que siempre deberemos mantenernos alerta.

Se trata de errores en los que puede caer cualquiera, de hecho en muchas ocasiones como veremos pueden ser parte de un exceso de confianza o de una planificación demasiado personalista que nos lleva a no tener en cuenta aspectos que en otras circunstancias sin duda no se nos escaparían.

Negocio

No tener un autentico plan de empresa

Haber construido un proyecto de negocio sobre una visión cortoplacista es un error muy habitual, además de ser un motivo como poco de remodelación del proyecto a corto plazo en la mayoría de casos ya que el cumplimiento a rajatabla de una previsión es realmente complejo para una pyme.

En este sentido se hace tremendamente importante poseer un desarrollo serio del plan de empresa en el que contemplemos todos los escenarios desde un punto de vista sólido, aportando respuestas a todos y cada uno de ellos además en un plazo razonablemente amplio: es obvio que todos queremos triunfar cuando lanzamos un negocio pero también lo es que debemos contemplar otras posibilidades más allá del éxito inmediato que difícilmente se obtiene.

Siete señales para saber si tu sistema de negocio funciona

Exceso de personalismo

Al comenzar cualquier tipo de negocio, sobre todo cuando se trata de proyectos con pocos socios o unipersonales, delegar es complejo incluso para quienes ya tienen experiencia. No se puede pedir al emprendedor que sea capaz de manejar todos los aspectos con el mismo nivel de eficiencia, por ello, se trata de delegar en áreas como la contabilidad, el terreno legal, en definitiva cualquier cosa que se escape al 100% de la eficiencia aplicada, es necesario.

Cualquier mal movimiento en el aspecto contable o legal durante los primeros pasos de vida de una nueva empresa puede ser su condena a muerte a corto plazo.

No atender a los presupuestos

Existe una tendencia innata, aunque afortunadamente cada vez menos presente en la empresa de nuestro país, al considerar que todos los presupuestos van a acabar teniendo incrementos, incrementos incluso por encima de las partidas destinadas a las coberturas de imprevistos. Esta es una tendencia a la que debemos  sumar otra que es la de la gastar excesivamente rápido. Casi siempre además de conceptos que tal vez no requieren de tanta inversión.

Es evidente que para lanzar un negocio hay que invertir, sin embargo, eso no significa que todo el capital deba ser aportado el primer día, y que todas las inversiones deban realizarse la primera semana. Hay que lograr un equilibrio entre la inversión suficiente para el lanzamiento del negocio y evitar el gasto en exceso que suele ser un lastre en muchos negocios.

No manejar el reparto de responsabilidades

Estamos sin duda ante un problema mucho más grave de lo que pudiera aparecer en primera instancia. No se trata sólo de asumir las responsabilidades desde el punto de vista empresarial por parte del socio o socios del proyecto sino también de manejar los diferentes ámbitos de responsabilidad en el proyecto, algo más sensible y habitualmente más difícil de manejar.

La responsabilidad en las grandes decisiones, el asumir que realmente depende de nosotros tomar esas decisiones, es muy importante ya que, la tendencia a una mal entendida delegación de la responsabilidad global, eso que hace eliminar la responsabilidad de traspasársela a terceros, es un error que ocurre muy a menudo. En otras palabras, debemos ser capaces de asumir el reparto de responsabilidades y manejar su exigencia de manera adecuada, pero nunca perder de vista que los responsables finales de las decisiones o de los errores (y también de los aciertos porque no) son los propios empresarios.

ImagenStartupStockPhotos Pixabay.com

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *