Publicidad

El teletrabajo como fórmula para ahorrar costes

El teletrabajo es una modalidad laboral en pleno auge. Aunque es España todavía estamos al retrasados respecto a Europa, cada vez son más empresas las que lo practican y lo cierto es que se trata de un arma a tener en cuenta a la hora de reducir gastos, siempre que nuestro modelo de negocio lo permita.

Los últimos datos respecto al teletrabajo nos llegan a través de un estudio de Arkadin según el cual el 40% de los trabajadores estaría interesado en poder teletrabajar, un porcentaje mucho mayor del que actualmente pueden hacerlo. Y es que en Europa Holanda encabeza el ranking de países que apuestan por el teletrabajo con un 26% de empleados que desarrollan su actividad desde sus hogares. Le siguen Suecia con un 19% y Alemania y Reino Unido con un 17%.

¿Y España? Aquí apenas un 5% de la población activa teletrabaja, aunque por fortuna cada vez son más las empresas que se decantan por esta alternativa. En el fondo, lo que ocurre es que a muchos empresarios todavía les pueden los miedos lógicos a no tener al empleado cerca. Se trata generalmente de una desconfianza hacia el trabajador bajo la hipótesis de que su rendimiento caerá en picado si no está en la oficina. Además, la estadística cuadra, lamentablemente, con la idiosincrasia de un buena parte de la población española para la que más horas en la oficina equivalen a más trabajo, cuando en realidad no existe una relación real entre ambas medidas.

En el fondo es una cuestión de confianza y de medición de resultados. Como ya comentamos al hablar sobre si compensaba retener al empleado en la oficina más allá de su horario laboral, no por estar más tiempo en el lugar de trabajo se va a ser más productivo. Lo primero que hace falta para implantar el teletrabajo en la empresa es un cambio de modelo y de línea de pensamiento por parte de la dirección. Básicamente hay que pasar de pensar en el trabajo en términos de horas para hacerlo en términos de resultados y tareas. Así, el trabajador deberá acometer una serie de tareas, en principio adecuadas al número de horas por las que esté contratado, y se le medirá en base a dichas tareas y/o el resultado directo que generen sus acciones.

Ventajas del teletrabajo

El teletrabajo es una solución beneficiosa tanto para el trabajador como para la empresa, especialmente en tiempos de crisis. Las ventajas para el empleado están claras: más autonomía y mejor gestión de su tiempo. Dicho de otra forma, permite una mejor conciliación de la vida laboral y familiar ahorrando tiempo en desplazamientos y permitiendo, siempre que sea posible, una distribución de la jornada laboral más acorde a sus necesidades. Además, fomenta la movilidad labora porque ya no será necesario residir en el mismo lugar donde está ubicada la empresa.

Las ventajas para la empresa también son muchas, aunque vamos a resumirlas en siete puntos:

  1. Ahorro energético: puede parecer baladí pero no lo es. Un trabajador menos implica un ordenador menos, una luz menos…
  2. Menor infraestrucutra: a menor número de trabajadores menor será el espacio físico que debamos emplear para nuestra oficina. Esto sí supone un enorme ahorro, ya que en los casos más extremos no será necesaria una oficina o bastará con una que sirva para las reuniones y que tenga un pequeño espacio para trabajar.
  3. Trabajo por objetivos: es la fórmula para batallar contra la pérdida de control sobre los horarios del trabajador (hoy ya existen medios para controlarlo, aunque no resulta demasiado productivo).
  4. Menor rotación de personal: las estadísticas confirman que los empleados que teletrabajan tienden a abandonar menos sus empresas.
  5. Mayor acceso al talento: eliminando las barreras físicas, es más fácil encontrar talento para la empresa porque aumentamos el número de candidatos a los que abordar.
  6. Menores costes de contratación: los costes de creación de un puesto de trabajo bajan un 50% en la modalidad de trabajo a distancia frente a la presencial.
  7. Mejora de la productividad: la mayor flexibilidad tiende a mejorar el ratio de productividad, aunque a esto también ayuda el punto de trabajar por objetivos

¿Nos hemos dejado alguno? ¿Hay algún otro beneficio para la empresa?

También te puede interesar:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *