Publicidad

¿Necesitas un contrato como autónomo?

Una de las muchas diferencias entre los autónomos y los asalariados son los contratos. Como trabajador por cuenta propia no hay que firmar un contrato laboral, pero sí conviene reflejar la relación comercial con el cliente. Descubre qué contratos necesitan los autónomos y los modelos más utilizados.

Una de las tareas más complejas para cualquier autónomo es la redacción de contratos, ya que en ocasiones requieren conocimientos técnicos que el emprendedor no tiene por qué poseer. Por fortuna, existen repositorios con contratos para autónomos. Además, hay un caso especial, el de los autónomos dependientes, que deberán poner especial atención en el contrato que los convertirá precisamente en ese tipo de trabajador por cuenta propia.

Contrato para trabajadores por cuenta propia

El contrato mercantil

Aunque no firme un contrato laboral al uso como cualquier trabajador por cuenta ajena, el trabajador autónomo debe firmar otro tipo de contratos para la prestación de sus servicios y también para la contratación de las herramientas que necesite para desarrollar su actividad. En este sentido, dependiendo de las exigencias podrá firmar un contrato mercantil o un contrato privado de prestación de servicios que no harán sino establacer las condiciones en las que se llevará a cabo la labor del autónomo en cuanto calidad, tiempos de entrega y cualquier otra cuestión que sea necesaria aclarar.

En el fondo, estos contratos para autónomos son la garantía de que el cliente se compromete al pago de unas cantidades por un trabajo que el emprendedor debe llevar a cabo y es lo que le servirá para reclamar cualquier impago y incumplimiento por parte de la empresa. Del mismo modo, es lo que le servirá para defenderse de acusaciones por no cumplir con su deber por parte del cliente.

El problema para muchos autónomos es que no disponen de los conocimientos para redactar este tipo de contratos. En ese caso la primera opción es acudir a los repositorios de internet donde se pueden encontrar contratos tipo para el desarrollo de casi cualquier actividad.

Ejemplo de contrato mercantil

contratos para autonomosExisten diferentes tipos de contrato mercantil en función del objeto de la transacción, aunque en la mayoría de casos el trabajador autónomo firmará un contrato de compraventa (cuando cierre la venta de productos), de comisión (cuando se vende a comisión un producto) o de servicio (cuando se provee un servicio de forma regular).

La estructura concreta del contrato dependerá principalmente de su objetivo, aunque siempre deberá reflejar los datos fiscales y sociales de ambas partes, el objeto del acuerdo, las condiciones concretas, la duración, en caso de haberla, y el lugar y fecha de la firma. La forma de decir todo esto en términos legales incluye los siguientes apartados

Aquí podéis descargar un ejemplo de contrato mercantil vía crear-empresas.com.

Además, aquí os dejamos un enlace a modelos de contratos mercantiles.

La alternativa profesional

Para quienes vean en todo esto una pérdida de tiempo, La alternativa es la contratación de una asesoría o gestora que se encargue de estos temas. Muchos trabajadores por cuenta propia desestiman esta opción por su coste, pero más que como un gasto hay que verla como una inversión. Y es que las cuestiones administrativas y legales son una de las áreas que más tiempo restan a los autónomos y que más les distraen de su actividad.

En los comienzos libertarse de las cargas administrativas y fiscales son clave para poder centrarse en generar negocio e ingresos. Al final es cuestión de evaluar la estructura de costes de la empresa y la productividad que se pierde por estar destinando esfuerzos a un área en la que el autónomo no es un experto. Si quieres verlo más fácil, es tan sencillo como enfrentar las horas de trabajo real que estás dejando de hacer y su coste por hora frente al precio de una asesoría que se encargue de ellas -todo esto sin tener en cuenta el efecto psicológico que las tareas administrativas tienen sobre el emprendedor-.

¿Todos necesitan contrato?

Firmar un contrato es la mejor fórmula para asegurar la actividad comercial, pero no siempre es necesario. En el caso de las colaboraciones esporádicas en medios de comunicación y de personas cuya labor no sea siempre la misma, se puede operar sin ese contrato. La única diferencia es que siempre será más fácil para el cliente romper la relación con el autónomo y se estará a su merced a la hora de valorar el trabajo realizado. Lo mismo puede incluso decirse del cobro final, donde no siempre será fácil justificar la realización del trabajo.

Por eso mismo, siempre es recomendable que exista un registro escrito de la relación entre el autónomo y el cliente. Un email puede servir para acreditar esta relación e incluso para establecer cuáles serán las bases de la colaboración, pero siempre es mejor que haya más pruebas documentales y el contrato es la mejor de todas y la más válida a efectos legales.

Así que ante la duda, nada mejor que contar con un contrato que respalde y certifique la relación y condiciones del servicio para el cliente.

Modelo de contrato para autónomos dependientes

El caso de lo autónomos dependientes

Si existe un tipo de trabajador por cuenta ajena que realmente necesita un contrato como autónomo estos son los autónomos dependientes. Se trata de los autónomos que obtiene el 75% de sus ingresos de una única fuente, de la que, como su propia denominación indica, depende a efectos reales para poder seguir desarrollando su actividad. Este tipo de trabajadores deben y pueden registrar sus contratos que los acrediten como tales para poder disfrutar de las particularidades de ser TAED.

La empresa debe en primer reconocer que el trabajador es un autónomo económicamente dependiente e incluir en la redacción del contrato que así lo acredite los siguientes elementos:

  1. La identificación de las partes que lo conciertan.
  2. El objeto y causa del contrato, precisando para ello, en todo caso, el contenido de la prestación del trabajador autónomo económicamente dependiente, que asumirá el riesgo y ventura de la actividad y la determinación de la contraprestación económica asumida por el cliente en función del resultado, incluida, en su caso, la periodicidad y el modo de ambas prestaciones.
  3. El régimen de la interrupción anual de la actividad, del descanso semanal y de los festivos, así como la duración máxima de la jornada de la actividad, incluyendo su distribución semanal si ésta se computa por mes o año. Si la trabajadora autónoma económicamente dependiente es víctima de la violencia de género, conforme a lo previsto en el artículo 14 del Estatuto del Trabajo Autónomo, y en el acuerdo de interés profesional aplicable, deberá contemplarse también la correspondiente distribución semanal y adaptación del horario de la actividad con el objeto de hacer efectiva su protección o su derecho a la asistencia social integral.
  4. El acuerdo de interés profesional que, en su caso, sea de aplicación, siempre que el trabajador autónomo económicamente dependiente dé su conformidad de forma expresa.
  5. La precisión de los elementos que configuran la condición de económicamente dependiente del trabajador autónomo respecto del cliente con el que contrata, en los siguientes términos:

En el contrato deberá hacerse constar expresamente la condición de económicamente dependiente del trabajador autónomo respecto del cliente con el que contrata. A tal efecto, las partes del contrato declararán y expresarán que:

  1. La actividad del trabajador autónomo económicamente dependiente no se ejecutará de manera indiferenciada con los trabajadores que presten servicios bajo cualquier modalidad de contratación laboral por cuenta del cliente.
  2. La actividad se desarrollará por el trabajador autónomo con criterios organizativos propios, sin perjuicio de las indicaciones técnicas que pudiera recibir de su cliente para la realización de la actividad.
  3. El riesgo y ventura de la actividad será asumido por el trabajador autónomo, que recibirá la contraprestación del cliente en función del resultado de su actividad.

Y parta terminar de facilitar las cosas, aquí podéis acceder al modelo de contrato de trabajador autónomo econónomca dependiente o TAED de la Seguridad Social.

Ventajas del TADE

Las ventajas del trabajador autonómo dependiente pasan por el propio contrato, que delimita sus funciones y establece las condiciones en las que prestará sus servicios, que siempre deberá organizar con criterios organizativos propios, ya que de otra forma sería un falso autónomo.

Además, ser TADE otorga los siguientes derechos:

  • Derecho a 18 días hábiles de vacaciones
  • Permiso de maternidad sin necesidad de un periodo mínimo cotizado de 180 días.
  • Indemnización por despido. En realidad se trata de una indemnización por finalización del acuerdo que suele figurar dentro del mismo como una cantidad fija.

Además, los autónomos dependientes tienen más facilidad para acceder a la prestación por desempleo, ya que es más sencillo probar la falta de otro tipo de ingresos más allá de quien le había contratado. Si quieres saber qué resquisitos concretos hay que cumplir para cobrar el paro como autónomo, aquí te los contamos.

 

También te puede interesar

Imagen – Pixabay y baranq  y Pressmaster en Shutterstock

 

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *