Publicidad

Competencia laboral

Si se va a los principios del propio concepto o del uso del término, hay que decir que surgió a partir de las investigaciones de David McClelland en los años 70, que tenían como finalidad enfocarse e identificar las diferentes variables que posibilitarían explicar el desempeño laboral. Y fue el que originó este término en el ámbito laboral y que ha llegado hasta la actualidad.

McClelland,  finalmente confeccionó una serie de características que diferenciaban los niveles de rendimiento de los empleados, a partir de una serie de entrevistas y observaciones.

Pudiendo aplicar esto en la evolución del trabajo y en mejorar las condiciones productivas, logrando la aplicación del concepto de competencia en mercados de trabajo ante las transformaciones económicas que se generaron en la década de los 80´.

De esta manera uno de los que lo empezaron a aplicar fue Inglaterra, como una herramienta que posibilitara mejorar las condiciones de eficiencia, pertinencia y calidad de la formación de los empleados.

Por ese entonces, se trataba de mejorar el modelo respecto a la relación entre los programas de formación y la verdadera realidad de las empresas. Ya que se consideraba que el sistema académico valoraba más la adquisición de conocimientos que la aplicación en el ámbito laboral, buscando un sistema que reconociera la capacidad de desempeñarse efectivamente en el trabajo y no tanto los conocimientos adquiridos.

Tratando de incluir lo que realmente pasaba en el sitio de trabajo, conforme la economía de los países iba avanzando a nivel mundial. De esta manera también Estados Unidos implementó una serie de trabajos a fin de revisar las políticas y prácticas llevadas a cabo en países que basaban sus estrategias competitivas en la productividad de sus empleados.

Para tal fin se llegó a elaborar la definición de un grupo de competencias que fue incluido en el Informe SCANS:

Dicho informe SCANS, identificó 5 categorías generales de competencias:

Competencias transversales:
-Gestión de Recursos: tiempo, dinero, materiales y distribución, personal.
-Relaciones Interpersonales: trabajo en equipo, enseñar a otros, servicio a clientes, desplegar liderazgo, negociar y trabajar con personas diversas.
-Gestión de Información: buscar y evaluar información, organizar y mantener sistemas de información, interpretar y comunicar, usar computadores.
-Comprensión Sistémica: comprender interrelaciones complejas, entender sistemas, monitorear y corregir desempeños, mejorar o diseñar sistemas.
-Dominio tecnológico: seleccionar tecnologías, aplicarlas en la tarea, dar mantenimiento y reparar equipos.

En general, al aplicar este concepto de competencia laboral, se llega a abarcar a las empresas con sus políticas de gestión de recursos humanos; los Ministerios de Educación y Trabajo que cuentan con objetivos basados en políticas educativas o laborales a nivel nacional; y a las instituciones que tiene el rol de capacitadoras a fin de mejorar la calidad y eficiencia de los programas formativos.

Conforme ha pasado el tiempo, hoy día los programas de formación para la competencia laboral son otros, la realidad también, pero el enfoque de su aplicación sigue siendo el mismo y a la vez se ha ampliado.

Alrededor del concepto hay diversas definiciones que si se ven en profundidad llegan al mismo punto:

-La competencia es una capacidad laboral, medible, y necesaria para llegar a un trabajo eficaz, y producir los resultados requeridos por la organización. Está basada por: los conocimientos, habilidades, destrezas y comportamientos que los empleados deben demostrar a fin de que la empresa pueda cumplir con sus metas y objetivos. Siendo al fin capacidades humanas, posibles de ser medidas, las que son requeridas para satisfacer eficazmente los niveles de rendimiento exigidos en el trabajo.

Es la capacidad productiva de un individuo pudiéndose definir y medir a partir del desempeño en un ámbito laboral, en conocimientos, habilidades o destrezas; la competencia es la integración entre el saber, el saber hacer y el saber ser.

-Es la capacidad que se posee para resolver un problema ante cierta situación, por lo que la medida de este proceso se basa especialmente en resultados.

-Para otros la competencia laboral es definida como la capacidad de ajustarse a un trabajo descrito previamente, partiendo de una lista de tareas especificadas, de acciones concretas que son desarrolladas por el empleado.

Podría pensarse que competencia laboral también es realizar el trabajo y ser cada día más competente en el ámbito laboral en su conjunto por sobre otros candidatos y compañeros de empleo, sabiendo que al ser mejor en su puesto además de cumplir con los objetivos de la empresa, se posibilita uno mismo el tener mayores oportunidades de crecer por sobre otros.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *