Publicidad

Planes Moves y Renove: cómo sacarles partido siendo autónomo

Se trata de dos ayudas económicas ofrecidas por el Gobierno para incentivar la compra de nuevos vehículos. Este año especialmente, dichas ayudas se centran sobretodo en la compra de automóviles que sean mucho más respetuosos con el medio ambiente. A continuación veremos cómo aprovechar ambas ofertas si somos autónomos

PLAN MOVE Y RENOVE

Para empezar, comenzaremos explicando de qué trata el plan Moves. También conocido como Programa de impulso a la movilidad eléctrica y sostenible, dispone de un presupuesto valorado en 100 millones de euros, lo que supone un importante aumento en comparación al presupuesto del año anterior. Este plan se encarga de administrarlo el Ministerio para la Transición Ecológica.

Plan Renove

En cuanto al plan Renove, este es el conocido programa de renovación del parque, y este año dispone de un presupuesto total de 250 millones de euros. De él se encarga el Ministerio de Industria.

 A pesar de que ambos son programas que tienen como objetivo incentivar la compra de automóviles, tienen una principal diferencia muy característica. El plan Moves va a ser el que se encargue de gestionar las adquisiciones de vehículos eficientes, mientras que el plan Renove incluye también vehículos que resultan más contaminantes.

Respecto al plan Renove, podemos destacar varios aspectos. El dinero destinado a este programa, que como ya hemos mencionado es de 250 millones, se repartirá de la siguiente manera: 230 se van a destinar íntegramente a la sustitución de vehículos contaminantes para el planeta por aquellos que emiten una carga de emisiones considerablemente inferior. Los 20 millones restantes se utilizarán para la obtención de nuevos vehículos industriales y autobuses.

Plan Moves

A diferencia del plan Moves, este sí que incluye vehículos que sean diésel o de gasolina. Este programa tiene por objetivo la renovación del parque, por lo tanto contempla la compra de un coche de gasolina a uno que sea completamente eléctrico, todo en función de las necesidades del usuario que desea adquirirlo.

No obstante, los vehículos deben cumplir con una serie de condiciones para poder recibir estas ayudas. Por ejemplo, en el caso de las ayudas centradas en los turismos, el Gobierno limita la elección de los mismos a todos aquellos que dispongan de etiqueta energética A o B, pertenecientes al Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía. Para vehículos comerciales ligeros, la limitación se encontrará en poder escoger solamente los que dispongan de emisiones que se encuentren por debajo de 155gC02/km.

Pueden acceder a este tipo de ayudas tanto usuarios particulares como autónomos, pymes o grandes empresas. Aún así, debemos tener en cuenta que las cuantías más elevadas se encuentran destinadas tanto a particulares como a autónomos. Además, existe un límite de vehículos que se puede adquirir en base al tipo de beneficiario. De esta manera, si se trata de una persona física, sólo podrá adquirir 1. Por el contrario, en caso de personas jurídicas, el límite se encuentra en 30.

En cuanto a las contrapartidas de las que disponen estas ayudas, la que más debemos tener en cuenta es que para poder disfrutar de este tipo de ayudas, debemos achatarrar el turismo del que dispongamos si ya tiene más de 10 años, y en caso de vehículos comerciales ligeros, si estos tienen 7.

Las ayudas disponibles tanto para particulares como para autónomos variarán en función del tipo de vehículo. Si este es de gama C, las ayudas será de unos 400 euros. Si es de gama B, esta cantidad puede aumentar hasta los 4.000. En el caso de tratarse de un vehículo que disponga de cero emisiones, los fabricantes se comprometen a aportar un total de 1.000 euros adicionales para poder adquirirlos, por lo que ya estaríamos hablando de una ayuda por valor de 5.000 euros. Si, por otra parte, se tratase de un modelo Eco, las ayudas serían de 600 euros.

Todas las cuantías que hemos mencionado anteriormente, se pueden incrementar en 500 euros si la persona que las adquiere es una persona física que dispone de una renta inferior al del percentil 40 de renta, que tiene movilidad reducida o también si dispone de un vehículo a achatarrar con más de 20 años de antigüedad.

Si hablamos de vehículos comerciales ligeros, que tengan menos de 2.500 kilos de masa máxima técnica admisible, los incentivos facilitados por el Gobierno oscilarán entre los 1.00 euros si se trata de la compra de un vehículo de gama C, hasta los 4.000 euros por la adquisición de un vehículo de gama cero. En el caso de los vehículos Eco, las ayudas serán de 1.200 euros.

Podemos reclamar este tipo de ayudas desde principios del mes anterior, teniendo siempre en cuenta que será necesario reflejarlas en la declaración del IRPF del año siguiente. Incluirlas es muy sencillo, basta con añadirlas como una ganancia patrimonial no derivada de elementos patrimoniales, en el resto de salarios y rentas de la base general del IRPF.

Por último, debemos tener en cuenta que existe un límite de precio para percibir las ayudas. Para los turismos, el límite se encuentra en los 35.000 euros, que puede elevarse 10 mil euros más en caso de personas físicas con movilidad reducida o vehículos que dispongan de la etiqueta cero. También se permitirá la adquisición de vehículos usados matriculados a principios de año, con el objetivo de que los concesionarios puedan liberar stock acumulado.

 

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *