Publicidad

Por qué no triunfa el IVA en caja entre las pymes españolas

Datos son datos; según el ministerio de Hacienda de los 2,3 millones de contribuyentes que se podían haber acogido al régimen especial de IVA de Caja, apenas lo han hecho 22.000, es decir, menos de un 1% de las pymes y autónomos de nuestro país han elegido esta opción. ¿Por qué?

Precisamente, en el reparto de esa exigua cantidad entre pymes y autónomos, la cosa queda casi en empate, ya las pymes acogidas al IVA de Caja son algo más de 10.000 mientras que los autónomos que hacen los propio son algo más de 11.000.

IAE - El impuesto de actividades económicas

El IVA de Caja

Recordamos que esta medida, que pretendía ayudar a fomentar la liquidez de pymes y autónomos, se dirigía ambos colectivos, pudiendo participar cualquiera de ellos siempre que su facturación se situara por debajo de los 2 millones de euros.

El sistema, de carácter voluntario, permite a los autónomos y las pymes no abonar el IVA de las facturas hasta que estas han sido cobradas de manera efectiva.

El procedimiento de adhesión debe realizarse durante el mes de diciembre de cada año para comenzar a aplicar el año entrante y por un periodo de tres años; el abandono de la formula también debe ser realizado en el mes de diciembre.

Más abierto que la media europea

Impulsado por las organizaciones de empresarios y autónomos y aprobado por el gobiernos en la reforma legislativa orientada al apoyo a las empresas, el IVA de caja pasaba a tener uno de los imbrales de facturación más altos del entorno europeo, solo igualado por Italia, con esos dos millones de euros de límite de facturación y muy lejos de otros países que también adoptaron en su momento esta figura, como Alemania, cuyo umbral de aplicación se establece en un máximo de 50.000 euros de facturación

¿Ni un 1% adherido?

Además del dato ya aportado del periodo de inscripción, circunscrito al mes de diciembre, existen dos elementos por lo que se puede entender la baja cifra de adhesiones:

  • Por un lado una reducción sensible en los pagos de la administración General del Estado que se han reducido en el último trimestre de 2013 hasta los 25 días, cifra significativa si se compara con la del tercer trimestre del pasado año donde la media se situaba en 33 días.
  • Por otro lado, según el ministerio de Hacienda, por un lado el Plan de Proveedores, con una dotación de casi 42.000 millones de euros de los que se han destinado algo más de 30.000 millones al pago de facturas mientras que el resto se ha destinado a facturas de entidades locales.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *