Publicidad

Cómo comenzar tu propio negocio cuando todavía trabajas para otra empresa

Emprender no es sencillo, y mucho menos si tratas de compaginar tu nuevo negocio con tu trabajo habitual. Estas son diez claves para lograrlo.

Es natural que los seres humanos pensemos siempre en mejorar e intentar llevar adelante nuestros propios negocios para realizarnos y para hacer lo que de verdad nos gusta. Para emprender tu propia aventura debes tener una idea y atreverte a desarrollarla. Este proceso suele ocurrir cuando trabajamos todavía para otra persona u otra empresa. ¿Qué debemos tener en cuenta cuando nos encontramos en esta situación?

emprender_mientras_trabajas_en_otra_empresa

Estas son 10 claves para empezar nuestro negocio cuando todavía trabajas para otros.

1- Tener una idea clara de lo que quieres hacer. ¿Qué vas a hacer?, ¿cómo lo vas a hacer?, ¿qué te va a diferenciar de otras empresas que hagan algo parecido?, ¿el mercado necesita lo que vas a ofrecerle? Son preguntas para las que debes tener respuestas antes de embarcarte en la aventura de emprender tu propio negocio y es algo que puedes hacer aunque todavía trabajes para otros.

2- Mejora tus conocimientos. Mientras trabajas para otra empresa puedes pensar en aprender más y mejorar tus habilidades para tu futuro negocio. Como se suele decir: “El conocimiento no ocupa lugar”. Piensa que todo lo que aprendas será en tu beneficio y en el de tu futura empresa. Aquí puedes encontrar cursos gratuitos para hacerlo.

3- Piensa cómo conseguir que tu empresa sea única. Seguro que tu idea ya la han tenido otros antes, pero eso tampoco debe preocuparte. Lo que ahora debes hacer es buscar formas de distinguirte, de ser diferente, de ofrecer otras cosas o mejorar las que ya dan los demás… Para ello, no está de más que hagas un estudio de mercado. Investiga quién hace algo parecido a lo que tú quieres hacer. Debes tener claro que va a ser tu empresa y lo que vas a ofrecer para poder así comunicarlo a los demás.

4- Crea tu plan de negocio. Marcate objetivos reales a corto, medio y largo plazo. No quieras ganar el premio al empresario del año en 2016, pero sí tener un plan realista que te ayude a tener claros cuáles son tus metas y el camino para lograrlas. Aquí puedes ver cómo hacer tu plan de negocio y los tres errores que debes evitar a toda costa.

5- Delega. Los grandes personajes de negocios colocan el hecho de delegar como una de las herramientas más útiles e indispensables para llevar adelante sus empresas. Una sola persona no puede hacer todo. Si no tienes empleados, pide ayuda a amigos y familiares, que lo harán encantados, o subcontrata las tareas en las que no seas un experto y que te lleven más tiempo sin que aprender a manejarlas suponga un valor añadido..

6- Rodeate de gente interesante. Cuantos más conocimientos en general de la vida y en particular de la empresa tenga una persona, más crecerás si los comparte contigo. No tienes por qué cerrar reuniones formales, simplemente tratar de tener cerca a personas con experiencia, iniciativa y capacidad de innovación. Algo se te pegará.

7- No te pases de listo. Trabajas para otra empresa y planeas abrir la tuya. No hagas ninguna ilegalidad, no tropieces faltando al respeto a quien te está pagando, a quien hace posible que sueñes con tu propia empresa. Y, por supuesto, en las horas de tu trabajo por cuenta ajena no te dediques a tu propio negocio. Debes ser legal, no un tramposo.

8- Ten claro el valor del dinero. Por desgracia, montar una empresa no es gratis –cuesta una media de 4.000 euros en España-. Estudia posibilidades de financiación, de generar recursos, busca en internet fórmulas para minimizar gastos y conseguir dinero… En definitiva, estudia cuánto vale un euro para tu empresa y cómo funciona el mundo financiero en las corporaciones. Todo lo que aprendas será un beneficio para ti.

9- Cárgate de paciencia. Zamora no se conquistó en una hora. Todo requiere mucho esfuerzo, sufrimiento y grandes dosis de paciencia. Si no sale a la primera, no te desanimes. El único fracaso es abandonar.

10- Da el salto. Ya lo tienes todo preparado, estás seguro y has conseguido el dinero. Es el momento de lanzarte a una nueva aventura. Si no puedes compaginar tu trabajo con tu nueva aventura, procura salir de la mejor manera posible de tu empresa, nunca sabes si algún día necesitarás volver.

 

También te puede interesar

Cuatro ideas gratuitas para que tu negocio destaque

En qué cotizas y cuánto pagas por ello como autónomo

Autónomo o SL ¿Cuál es mejor para el emprendedor?

Imagen –  Sergey Nivens en Shutterstock

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *