Publicidad

Cinco actitudes personales básicas antes de emprender un negocio

A la hora de emprender un negocio es evidentemente una necesidad, arrancar la aventura empresarial con elementos claros relativos a cuestiones como la financiación, la comercialización, etc, cuestiones sobre las que habitualmente se habla y escribe mucho. Sin embargo, tan importante o más, resulta el hecho de mantener una actitud personal que favorezca el desarrollo de la idea.

En este caso vamos a tratar de acercarnos a cinco cuestiones que conforman esa actitud personal. Cinco actitudes personales básicas antes de emprender un negocio

 Mastica tu idea

 La tendencia inicial ante cualquier idea es la de contemplar dicha idea desde una perspectiva personal; nos parece buena, adecuada y prometedora…sin embargo se suele obviar un intento de visión externa, ponerse en la piel crítica del proyecto es fundamental para lograr el equilibrio emocional necesario entre entusiasmo y realismo.

 Dosis de realidad

Antes incluso de análisis de mercado etc, resulta muy importante trabajar no sobre el proyecto de negocio si no sobre la idea insertada en el mercado; ¿hay otras ideas similares funcionando? ¿Qué tiene de diferente nuestra idea? ¿Cómo han evolucionado a negocio ideas similares?…

Tratamos de obtener una defensa potente de la idea ante el mercado antes siquiera de plantear el negocio.

Compartir lo justo

 Esa necesidad de visión externa lleva muchas veces a compartir la idea en exceso buscando más opiniones. En una fase inicial un exceso de información circulando se puede convertir en un exceso de feedback que no solo no nos ayude, peor aún nos confunda.

 Un pequeño círculo intimo, y a poder ser, implicado en el propio desarrollo de la idea debiera ser todo lo más en dirección a nuestras consultas…y recuerde, aquí estamos obviando otros problemas de un exceso de información como puede ser la copia de ideas no registradas…

 Aprende a defender tu idea

 A partir de los tres puntos anteriores debemos ser capaces de construir una defensa de nuestra idea y de su transformación a negocio.

Defender una idea de negocio no significa aburrir con nuestra visión empresarial al interlocutor, de hecho, una buena idea de negocio, bien meditada y trabajada debiera ser capaz de ser expuesta (y comprendida) en menos de un minuto.

Cinco actitudes personales básicas antes de emprender un negocio

 Crea una demo de tu idea

Hay poca experiencia, normalmente, en la creación demos de proyectos. Una vez consideramos que la idea es buena y viable y nos vemos capaces de acometer el paso de la financiación, solemos lanzarnos directamente a la construcción del negocio o empresa.

 Sin embargo, y con la enorme variedad de herramientas existentes hoy en día, realizar una demo que nos permita simular diferentes variables y opciones debiera ser no ya una necesidad, sino también una obligación antes de realizar paso alguno que comprometa nuestra cartera (y nuestro futuro)

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *