Publicidad

Productividad a palos: la pulsera que te electrocuta

Para mejorar la productividad es obvio que muchos caminos. En los últimos años la tendencia se inclina por cuestiones básicas como reconocimiento a la valía, la implicación empresa trabajador, etc. Sin embargo, la pulsera Pavlok nos viene a mostrar una tendencia tan vieja como la humanidad; hacia la productividad a partir de los palos.

Evidentemente nos lo tomamos a broma, sin embargo pocas bromas con un instrumento que pretende corregir nuestros comportamientos a partir de descargas eléctricas, siguiendo los principios del famoso experimento de los perros de Pavlov.

pavlok-wearable

La pulsera Pavlok, sobre el papel, viene a representar una oferta de wearable que en lugar de medir parámetros, o cuestiones similares, nos propone ayudarnos a modificar hábitos poco saludables. Obviamente se encamina sobre el papel a una mejora la calidad de vida, abandonar los hábitos sedentarios y mejorar en general a la salud, sin embargo, no podemos evitar llevar un poco más allá sus posibles utilidades y preguntarnos qué pasaría con este tipo de dispositivos aplicados a la productividad de las empresas.

¿De verdad?

Básicamente funcionamiento de la pulsera se reduce al hecho de detectar objetivos previamente señalados y no cumplidos, y, tras un primer aviso, realizar una descarga eléctrica sobre el usuario.

Posibilidades añadidas son por ejemplo acompañar las descargas eléctricas e incumplimiento de las tareas con medidas punitivas como descontar determinados gastos del usuario, o, en caso de cumplirse, con incentivos en positivo, por ejemplo aumentar un ingreso deseado y previamente señalado en algo gratificante.

Si volvemos a repetir el escenario sólo con estos dos parámetros anteriores no podemos evitar un pequeño escalofrío; puede que aplicado a algo como el bienestar personal, y siempre que sea una elección obviamente, puede tener su fundamento a partir de modificar el carácter de manera condicional, sin embargo, este tipo de cuestiones nos ponen un poco nerviosos sobre las diferentes fronteras que sobrepasan las aplicaciones y las más tecnologías.

Por cierto el proyecto, liderado por un estudiante universitario, saldrá a la venta a finales del año con un precio en el entorno de los $250, para un proyecto que ha recibido ya más de $100,000 de recaudación en apoyo de inversión.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *