Publicidad

Diferencias entre estar ocupado y ser productivo

En todas las oficinas hay personas que viven ocupadas, que siempre tienen tareas pendientes pero que, por un motivo u otro tampoco destacan como los mejores trabajadores. Y es que estar ocupado y ser productivo no son sinónimos.

ocupado_o_productivo
Hay gente que vive ocupada, que se pasa toda su jornada laboral saltando de un proyecto a otro en lo que parece un baile sin fin. Este tipo de compañeros no dudará en hacer ver atareado que está y cómo lo que está haciendo es siempre urgente e importante.
Sin embargo, cuando llega la hora de las felicitaciones por el trabajo desempeñado o el momento de las evaluaciones trimestales de objetivos. Estos perfiles rara vez aparecen entre los mejores ¿Por qué? Porque una cosa estar ocupado y otra bien diferente ser productivo. Descubre cuál de los dos eres tú.

Las personas ocupadas

Lo que define a una persona ocupada es que nunca tiene tiempo y que está siempre ‘hasta arriba de trabajo’. Esto se traduce en que:

  • No priorizan. Una persona ocupada saltará de una tarea a otra y trarará de hacerlo todo al mismo tiempo. La multitarea tiene un límite y en algunos casos puede ser incluso perjudicial.
  • Se centran en lo urgente. Como no priorizan, dedican mucho tiempo a solventar problemas puntuales, los famosos “marrones voladores” que todo trabajo tiene, pero deja lo importante para el último lugar. Y como nunca tienen tiempo, lo que realmente es crítico para avanzar en su trabajo, se queda sin hacer.
  • No son organizadas. No saber decir que no, perder el foco y saltar de un lugar a otro sin ton ni son define a una persona ocupada. Se pasará el día resolviendo pequeñas tareas porque no tiene una rutina ni unos hábitos de trabajo organizados.
  • Están enfocadas en los procesos. Los resultados son secundarios para una persona ocupada, que preferirá destinar su atención al propio proceso, al hacer, en lugar de al por qué hacer o qué se consigue haciendo cada cosa.
  • Abrazan la multitarea. Como han perdido la capacidad de enfocarse, practican la multitarea, algo que puede estar muy bien en ocasiones y para determinados trabajos, pero no para todos. Hay tareas que requieren estar 100% enfocado y concentrado.
  • Viven estresadas. Si hay algo capaz de estresarnos esto es el pensar que no tienes tiempo para todo y esto es precisamente el día a día de una persona ocupada. Su vida se resume en una constante falta de tiempo, lo que genera nerviosismo, estrés y ansiedad.
  • No cumplen con sus entregas. Todo lo anterior hace que una persona ocupada sea proclive a incumplir tiempos de entrega y compromisos adquiridos.

Las personas productivas

Por el contrario, las personas productivas presenta un modelo mucho más equilibrado de trabajo y de vida. También por eso logran mejores resultados.

Así son las personas productivas:

  • Saben priorizar tareas. Una de las claves para vivir sin estrés es la organización. Una persona productiva es capaz de establecer a primera hora del día un plan de trabajo que le permitirá ir resolviendo primero lo importante sin tener que centrarse constantemente en lo urgente e inmediato.
  • Saben diferenciar qué es importante y lo saca adelante. Una persona productiva identificará qué tareas de las que tiene pendientes requieren atención inmediata de verdad y cuáles pueden esperar. Sabrá el impacto de cada una de sus decisiones y actuará en consecuencia. El resultado es que avanzará más deprisa en su trabajo y mejor.
  • Se enfocan en los resultados. Una persona productiva sabe que lo que cuenta es el resultado, el objetivo marcado y no tanto la forma de llegar a él. Ésta importan, pero no es lo que debe centrar su atención. Al final, el resultado habla más que el proceso para lograrlo.
  • Tienen tiempo. Una persona productiva tendrá tiempo para casi todo y si no lo tiene, dirá claramente que no o establecerá cuándo puede hacer la tarea concreta.
  • Saben centrarse. Una persona productiva es capaz de centrar su atención 100% en lo que está haciendo y dejar de lado las distracciones.
  • Viven el momento. Como son capaces de centrarse, las personas productivas pueden disfrutar del momento. Si están trabajando, estarán pensando en el trabajo y en la tarea que llevan a cabo, no en otra cosa. Esto mismo se aplica también al tiempo libre. Cuando están con su familia, ésta se llevará el 100% de su atención.
  • Están en constante formación. Como tienen tiempo, las personas productivas pueden destinar parte de su jornada a formarse. Además, son más conscientes de la importancia real de mantenerse actualizado.
  • No ponen excusas. Una persona productiva está habituada a planificarse y ante un problema no pondrá una excusa, buscará rápidamente una solución. La diferencia en este matiz es clave, especialmente hacia los puestos directivos de la empresa.
  • Anticipan problemas. Como no viven el día a día saltando de pequeña tarea en pequeña tarea, son capaces de tener una visión de conjunto y anticiparse a posibles problemas.

Y ahora que sabes la diferencia entre ser productivo y estar ocupado ¿Tú con quien te identificas?

También te puede interesar:

Ocho formas de llevar la creatividad a tu pyme

Herramientas y apps para fijar tu agenda de reuniones

Estrategias para dejar tu día en la mitad

Imagen – Ollyy y en Shutterstock

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *