Publicidad

La falta de crédito ahoga las pymes

En esta nota vamos a mencionar la falta de credito que ahoga a las Pyme sa tomar medidas restrictivas que pueden producir mas desempleos e incluso algunas pequeñas y medianas empresas pueden llegar a presentar la quiebra y deberan cerrar sus plantas.

Esto lo determinaron responsables del departamento comercial y el gerente de una mediana  empresa de la capital alavesa que están a punto de llegar a un extremo bajo porque tienen sobre la mesa una cartera de pedidos de cinco millones de euros pero se necesitan dos millones para comprar el material y arrancar la producción, pero el banco no adelanta el dinero y los proveedores sólo suministran si hay pago previo.

La crisis ha llevado las cosas hasta ese extremo debido a que antes los  empresarios y banqueros mantenian una relacion muy buena y ahora se van al notario para hipo se daban la mano hipotecar algún bien para lograr estos créditos.

La empresa vitoriana del sector del metal con producto reconocido en medio mundo, debe a los trabajadores que quedan unas cuantas nóminas y las opciones de viabilidad se estrechan cada día que pasa porque se estan quedando parados en el medio indicado por uno de los directivos mientras da los primeros pasos para preparar la documentación que demanda el juzgado de lo Mercantil antes de autorizar un concurso voluntario de acreedores.

Los bancosque abrazaron la expansión,ahora abandonan cuando comienzan los problemas.

El elevado endeudamiento de muchas pymes, las duras condiciones impuestas por las entidades financieras, y el incremento de los mecanismos de seguridad de las sociedades de capital riesgo están estrangulando a la base de la industria vasca. Y cuando fluye es insuficiente para mantener vivo el tejido.

El caso de la pyme vitoriana es un drama habitual. En 2010, el último dato disponible de la misma cerraron un total de 19.524 empresas con un empleo afectado de 42.659 personas, el 98% pymes. Las cerradas son el 11,7% de las 165.995 firmas vascas. De todas ellas, el 93%, 154.683, son pymes de menos de diez trabajadores. Otras 5.744 tienen entre diez y 19 empleados, y 5.293 entre 19 y 25. Sólo 275 tienen más de 250 trabajadores.

Se establecio que se produce un divorcio real entre el sector financiero y el sector industrial pero esta con más de 700 empleados.

Cabe destacar que si el retorno es rápido y alto se puede tener suerte en el rendimiento siendo positivo pero escaso y a medio o largo plazo no hay financiación.

Este empresario indica que los bancos se han acostumbrado a altas rentabilidades, a beneficios de dos dígitos, y a operar con productos financieros y debido a esto la industria no es su apuesta actual

Importante: El 98% de las 19.524 empresas que cerraron en 2010 fueron micropymes.

Las patronales provinciales Confebask denuncian que el crédito sigue llegando con cuentagotas y muy caro, y que esa circunstancia está haciendo muy difícil la supervivencia de numerosas sociedades.

Con el esfuerzo del Gobierno vasco, que en plena crisis ha movilizado 2.180 millones para este tipo de empresas está resolviendo el problema y las entidades financieras mantienen la restricción. Esto alivia la situación de muchas, pero las que tienen problemas, muchas otras, no llegan a la línea de ayudas.

La restricción crediticia que han impuesto cajas y bancos fue la razón que movió al Gobierno de Patxi López a movilizar ese dinero pero la normativa de la Union Europea excluye de las ayudas a aquellas empresas que tienen en duda el principio de continuidad.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *