Publicidad

Ventajas e inconvenientes del teletrabajo para la empresa

Aunque todavía está lejos de ser una práctica extendida en España, la implantación del teletrabajo va produciéndose de forma progresiva, lo cual permite ahorrar tiempo y dinero tanto a empresas como a empleados.

El mercado laboral español no destaca precisamente por ser uno de los más flexibles, algo que termina trasladándose a las empresas y a sus empleados. Muestra de ello es el escaso porcentaje de profesionales que teletrabajan: poco más del 7% de los empleados realiza su actividad profesional a distancia, frente al 17% que de media lo hace en la Unión Europea (UE) y el 20% que alcanzan en EEUU, según datos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

A pesar de ocupar uno de los últimos puestos a escala comunitaria, esas estadísticas tienen también una lectura positiva. Así, tras descender en 2014 y 2015, el trabajo a distancia repuntó en 2016 y más aún un año después. Ello permitió que el teletrabajo alcanzara en el segundo trimestre de 2018 su nivel más elevado en España, con 1,43 millones de personas utilizando esta modalidad laboral, tal y como consta en el Monitor Adecco de oportunidades y satisfacción en el empleo 2018.
Ventajas y ahorro del teletrabajoPara que te hagas una idea de la evolución, mientras que en 2005 había 808.000 personas que trabajaban desde su hogar, al menos de manera ocasional, a día de hoy esa cifra es de 1,43 millones, el equivalente al 7,4% del total de ocupados a escala nacional, cinco décimas más que un año antes.

¿Qué es el teletrabajo?

Aunque resulta bastante obvio, cabe recordar que el teletrabajo es una forma flexible de organización de la actividad profesional que consiste en el desempeño de ésta sin que sea necesaria la presencia física del empleado en la empresa. Esa ausencia para trabajar generalmente desde casa puede ser parcial o llegar a ser prácticamente a tiempo completo en determinados casos

Si en otras épocas el teletrabajo podía ser percibido con un cierto recelo, las variadas vías de comunicación y de control de la productividad que permiten Internet, diversas aplicaciones y numerosos sistemas y dispositivos han hecho que esa visión haya perdido el sentido.

Ventajas del teletrabajo para la empresa

De hecho, el teletrabajo ya es percibido en muchas compañías -también pymes- no como una amenaza, sino como una oportunidad de la que puede sacarse partido, sobre todo en ahorro de costes, en los siguientes campos:

  • Energía. Menos trabajadores implica menos equipos conectados y, por lo tanto, menos gasto eléctrico, algo que también puede trasladarse al gasto en agua.
  • Telecomunicaciones. Menos trabajadores implica menos llamadas y, como consecuencia, menor gasto en teléfono.
  • Mantenimiento. No habrá que limpiar la oficina a diario.
  • Comida. Se puede ahorrar en cheques restaurante o en el comedor instalado en la empresa, si es que cuenta con él. (Aquí te contamos qué empresas tienen la obligación legal de contar con un comedor).

En cualquiera de esos aspectos, basta con pensar que, si la empresa puede permitirse dejar la oficina vacía uno o dos días por semana, apoyándose en el teletrabajo, el ahorro puede ser considerable.

El teletrabajo: menos absentismo y menos accidentes laborales

Además, hay otras dos ventajas del teletrabajo que también ahorran dinero a la empresa y, sobre todo, le permiten mejorar sus resultados: descenso tanto de los accidentes laborales como del absentismo laboral. El primero de los casos resulta evidente: si el trabajador no se desplaza, tiene nulas posibilidades de sufrir un accidente in itinere. La casa también tiende a ser más segura que la oficina y por eso los accidentes se reducen.
Los pros y contras del teletrabajo Sin embargo, lo más significativo es que la tasa de absentismo laboral cae un 31% entre quienes teletrabajan. Al parecer, la responsabilidad de ser su propio jefe en cierto sentido y la posibilidad de trabajar desde casa sin tener que desplazarse son vitales en este punto. Y si no, sólo ponte en el lugar de un teletrabajador: tiene que estar realmente mal para no poder hacer algo, por poco que sea, desde casa. Si está en condiciones de chatear, ver la televisión o jugar a videojuegos desde casa, esa misma persona entenderá que también lo está para trabajar. Y, al final, todo esto cristaliza en un incremento de la productividad, que es la piedra angular de la mejora para toda empresa.

A pesar de esos aspectos positivos, en la actualidad apenas el 13% de las empresas nacionales ofrece a sus empleados la posibilidad de teletrabajar. Entre los motivos que frenan el teletrabajo, destaca la resistencia de las empresas por la errónea creencia de que, sin supervisión, el empleado tenderá a hacer menos de la cuenta y a ser menos productivo. Sin embargo, implantar un sistema de trabajo flexible puede permitir ahorrar costes y mejorar las ratios generales de producción. A fin de cuentas, un trabajador feliz en su puesto siempre rendirá más que uno que no lo está.

Inconvenientes del teletrabajo para la empresa

Al decir de muchos expertos, la gran desventaja del teletrabajo para la empresa es la falta de contacto personal directo, lo cual puede restringir los intercambios de ideas productivas, la cohesión del grupo y el trabajo en equipo. Además, al apostar por el teletrabajo, la empresa puede verse obligada a introducir los cambios organizativos suficientes que permitan el control de la actividad de los trabajadores que operan desde casa.
Ventajas desventajas teletrabajoLos más clásicos agregarían seguramente la falta de control físico sobre el trabajador, pero es una cuestión más cultural que real: como se ha apuntado líneas arriba, la tecnología actual permite numerosas formas para saber con un alto grado de exactitud qué ha hecho el empleado, en qué tiempo y con qué resultados. En definitiva, si ha cumplido objetivos. En este sentido, resulta fundamental que la empresa seleccione el perfil más adecuado para teletrabajar, ya que es posible que no todos los miembros de la plantilla estén preparados para hacerlo con eficacia.

Pros del teletrabajo para el asalariado

De todas formas, la empresa no es la única que sale ganando, también hay ventajas para los trabajadores, entre las que se incluyen, el ahorro de tiempo y dinero al evitar los desplazamientos. Además, el teletrabajo permite una mayor libertad para organizarse, así como una mejor conciliación entre trabajo y vida personal, lo cual tiene una enorme incidencia en la productividad, porque un trabajador contento tiende a rendir más que uno que no lo está. Asimismo, para aquellas personas con un perfil independiente y que les gusta asumir responsabilidades, el teletrabajo les ofrece un mayor grado de autonomía.

Las ventajas del teletrabajo son evidentes y las empresas que lo prueban terminan implantándolo. Si estás planteándote llevarlo a tu negocio, puedes empezar con un solo día a la semana y después ir aumentando el número de días hasta implantar una jornada 100% virtual.

Contras del teletrabajo para el empleado

Si eres de los que lleva años desplazándose a la oficina y ‘matarías’ por trabajar desde casa, por ejemplo, en esos días en que el clima está desapacible y no has dormido bien, puede que pienses que el teletrabajo no tiene pegas para el empleado. Sin embargo, si tienes experiencia trabajando desde casa, sabrás que esta práctica laboral también tiene sus puntos negativos. Entre ellos, no hay que olvidar el aislamiento social, dado que hay profesionales que se pasan dos o tres días sin salir de casa, sin hablar con otro ser humano cara a cara. Por ello, si teletrabajas, resulta aconsejable que incluyas alguna actividad que te obligue a salir de casa a diario. Ir al gimnasio o a pasear pueden ser dos opciones prácticas en este sentido.

A ello se unen un posible exceso de individualidad frente al trabajo en equipo y puede que la distracción si no logras crear un entorno de trabajo en tu casa que te ayude a concentrarte. Asimismo, lo lógico es que gastes algo más en electricidad o en calefacción, pero compensa con mucho el ahorro que se consigue en transporte o la ropa que no utilizarás y que, por tanto, no hará falta que laves.

El teletrabajo en España

Si se analizan los datos de los primeros párrafos junto con las ventajas del trabajo a distancia citadas posteriormente, ¿por qué no avanza el teletrabajo en España? Pues en parte porque la cultura del presentismo parece estar en el ADN de muchas empresas. Da la sensación de que en algunas oficinas importa más si te vas a casa antes que el jefe o el número de horas que se pasa en ellas, en vez de medirse la productividad. En otros países sucede al revés. Tan es así, que extender la jornada laboral de manera forzada es un indicador de la falta de eficacia del empleado: si se ve obligado a quedarse más tiempo es porque no se organiza bien, no realiza correctamente sus tareas o porque, durante las horas de trabajo, se dedica a otros menesteres.

También puede interesarte:
Más formas en las que podrás ahorrar con el teletrabajo
Teletrabajo ¿Bueno para todos?
Consejos para teletrabajar y no morir en el intento

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *