Publicidad

Tres tipos de fundadores de estartaps: una metáfora futbolera

¿Qué tienen en común los empresarios de éxito con los cracks del futbol? En ambos casos son conscientes de sus recursos y habilidades y los ponen al servicio de sus objetivos para lograr los mejores resultados posibles apoyándose en mayor o menor medida en un equipo que los respalda.

Soy futbolero, me encanta este deporte, y me maravillan los prodigios de habilidad deportiva que los cracks futbolísticos son capaces de ejecutar. A fuerza de ver mucho fútbol y escribir no menos sobre creación de empresas uno no puede dejar de encontrar ciertos paralelismos que, en el caso de los grandes futbolistas de élite y los fundadores de empresa con éxito, resulta, creo yo, muy acertado.

Tres tipos de fundadores de estartaps: una metáfora futbolera

Dentro de los cracks del fútbol actual, aunque cada uno puede hacer la división que quiera, yo distingo tres grandes grupos:

  • El Prodigio Físico un ejemplo podría ser Cristiano Ronaldo
  • El Genio Intermitente un ejemplo podría ser Zlatan Ibrahimovic
  • El  Talento Puro  un ejemplo podría ser Lionel Messi

Que no se enfade nadie, que esto del fútbol levanta muchas filias y fobias, es una evidencia que cualquiera de estos tres tiene cualidades comunes con los demás, todos son grandes atletas, todos tienen talento y todos realizan genialidades, se trata tan solo de encontrar rasgos definitorios.

A la hora de preparar un partido el Prodigio Físico es meticuloso, confía plenamente en el trabajo que ha realizado de manera previa y sabe que su maquinaria es poderosa y que marca la diferencia, el Genio Intermitente no tiene tan claro como va a resultar el desarrollo del partido, es consciente de sus capacidades y de que puede desequilibrar la balanza en cualquier momento y busca improvisar y aprovechar esos momentos cuando aparecen, por su parte e lTalento Puro es capaz de hacer que el partido gire alrededor de su presencia, puede ser más acaparador del juego y de la presión pero en general esto le gusta y es donde encuentra sus mejores oportunidades.

Si analizo los casos de éxito que he podido comprobar en estos años en relación a la creación de nuevas empresas puedo perfectamente asociar estos tres grupos con otros tantos perfiles de impulsor de negocios.

El prodigio físico 

Por ejemplo, el equivalente al Prodigio Físico lo veo perfectamente identificable con aquel empresario que ante un nuevo reto no confia nada al azar, trabaja sobre planes de negocio exhaustivos en los que no existe el más mínimo resquicio para la improvisación y trabaja de manera admirable la ejecución de sus proyectos. Sin embargo, este modelo de impulsor de negocio corre el riesgo del exceso de rigidez, cuando el proyecto responde punto por punto a lo previsto, algo que puede ocurrir perfectamente ya que se esfuerza mucho en este sentido, todo va bien, sin embargo, ante los imprevistos se desespera con relativa facilidad y no los enfrenta con la suficiente capacidad de improvisación que a veces es necesaria.

Tres tipos de fundadores de estartaps: una metáfora futbolera

El genio intermitente

El perfil de empresario que yo asocio con el Genio Intermitente parte de de un punto totalmente distinto al anterior. Él tiene una idea de negocio y empieza a trabajar sobre ella inmediatamente, es creativo pero basa mucho de su porcentaje de éxito en la prueba y fallo ya que es capaz de picotear en los más diversos aspectos del desarrollo en el que está inmerso hasta que encuentra lo que funciona, es capaz incluso de arrancar a partir de una idea sin un modelo de negocio claro… en este punto puede que algún lector diga que esto es imposible, y se puede responder con varios ejemplos claros: ¿Cuál era el modelo de negocios de Google? ¿Cuál es el modelo de negocio de Twitter?..

Evidentemente se trata de excepciones, excepciones que demuestran que este perfil existe o puede desarrollarse, sin embargo el genio intermitente, de los tres perfiles, es el que es capaz de levantar más expectación en momentos puntuales y desinflarse a la misma velocidad, a cambio sus momentos de éxito, más o menos duraderos, suelen ser memorables.

¿Y qué pasa con el Talento Puro?

El Talento Puro no necesita ser tan rígido en la preparación del lanzamiento de su negocio, sin embargo sabe perfectamente lo que quiere y como acercarse el máximo posible a conseguirlo, conoce los mercados en los que se va a mover y es capaz de distinguir con bastante precisión los recursos técnicos y humanos que necesita para el éxito. En general tiene una visión a largo plazo de casi todo lo que emprende y aunque en apariencia su presentación del modelo de negocio no sea espectacular, se plantea como más importante el resultado y la imagen del mismo que la trastienda y preparación.

Es siempre un candidato al éxito que al cabo del tiempo se sabe poseedor de un talento que le permite arrancar de un punto superior a otros emprendedores, sin embargo, esta fortaleza también es su principal debilidad. Suele considerar poco en la delegación de responsabilidades y basa mucho de su éxito en las capacidades personales, lo que le aleja del concepto de equipo y no proporciona margen de maniobra ante los errores.

¿Conclusión?

La que usted se espera; no hay un perfil dominante, todos pueden tocar el éxito en uno u otro momento y dependen más del carácter propio una vez lo logran que de cualquier otra cosa. ¿Un ideal? La determinación del primero, la capacidad de improvisación del segundo y el talento del tercero.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *