Publicidad

Seis desastres que deberías prevenir en la empresa

 

La empresa no está libre de desastres, naturales o humanos. Estos son lo que pueden arruinar tu negocio y cómo evitarlos.

La vida está llena de sorpresas y no todas son agradables. Los accidentes ocurren y precisamente por eso existen también los seguros. Nadie puede prever dónde caerá un rayo o si una chispa hará saltar un incendio. Los negocios no están exentos de catástrofes y el problema es que éstas pueden llegar a arruinar la empresa.

Sin embargo, estos cisnes negros, como los denominaría Naseem Thaleb, son en realidad una minoría. Lo cierto es que la mayoría de desastres empresariales se pueden prevenir e incluso prever. De hecho, este es un resumen de las catástrofes empresariales más habituales que pueden arruinar tu negocio.

cerrado

El robo de propiedad intelectual

Hablamos de robo, pero en la mayoría de casos es el propio emprendedor el que expone su idea de forma muchas veces innecesaria. Imagina que tienes un producto rompedor y que quieres sacarlo cuanto antes al mercado. En esta situación es fácil que el proceso de patente quede en un segundo plano para poder comercializar antes o que has realizado una innovación en tu proceso de producción que te otorga una enorme ventaja competitiva, buscas un inversor que te ayude a desarrollarlo y se lo explicas sin la pertinente cláisula de confidencialidad. El resultado es que lo que te hace único puede acabar rápidamente en manos de la competencia.

La ventaja es que es fácil prevenir estos problemas. Basta con hacer tus deberes, registrar el producto, la marca o patentarlo si es posible. De esta forma, si alguien te copia podrás tomar medidas al respecto.

Usa propiedad intelectual ajena

En el lado contrario uno de los problemas más habituales para cualquier empresa pasa por el uso indebido de propiedad intelectual ajena. Es fácil que el afectado termine demandado a la empresa con el lógico perjuicio económico.

No observar la LOPD

Por más que se repite, la realidad es que muchas empresas siguen sin cumplir la Ley Oficial de Protección de Datos. Entre los errores habituales figuran la incorrecta recolección de datos personales o un tratamiento de los mismos contrarios a la ley. Las consecuencias pueden ser fuertes sanciones.

De hecho, se ha convertido en una práctica más o menos extendida el examinar si la competencia cumple o no la LOPD y comunicarlo a las autoridades en caso de que no lo haga. La cuantía de las sanciones puede suponer la diferencia entre seguir en el negocio o cerrar para muchas pyme.

Quedarse sin dinero

La gestión del activo circulante es un problema para muchas empresas y emnpresarios, que no están habituados a gestionar el dinero en caja. Sin embargo, el dinero en caja y el dinero ciruclante es la sangre que da vida al negocio. Si te quedas sin capital, no podrás pagar las facturas ni las nóminas por más pedidos que tengas encargados o por bien que vayan las ventas.

El resultado será una posible demanda por impago o el concurso de acreedores, incluso si el negocio es rentable. La solucción, llegado el caso, puede pasar por financiar el dinero en caja, con sus correspondientes costes.

Y para evitar llegar a este punto, nada como planificar pagos y tener un control de los flujos financieros de la compañía.

Que la competencia te expulse del mercado

Que la competencia lo haga mejor que tú y gane cuota de mercado es algo normal. De hecho, el mundo de los negocios no es sino un tira y afloja entre empresas. Sin embargo, en la mayoría de casos es algo que se puede prevenir.

La solución es tan simple como estar pendiente de lo que hace la competencia y de las novedades en tu mercado junto con una rápida respuesta a estos cambios.

informacion-en-la-empresa

Que tu equipo se marche

Las empresas tienden a perder de vista que los empleados suelen ser los que dan vida al negocio. Evidentemente hay puestos clave y toda pyme tiene un núcleo de profesionales que son los que realmente llevan la empresa y cuya marcha puede suponer una hecatombe.

La mejor forma de prevenir que esto ocurra es con una buena política de recrusos humanos, unos salarios en línea con la media del mercado e incluso algo por encima, pero sobre todo, haciéndoles partícipes del proyecto, consiguiendo que lo sientan como algo suyo. De hecho, en una start up puede ser una buena idea darles una pequeña participación en el negocio.

Todas estas catástrofes se pueden prevenir de forma relativamente sencilla. Tan sólo es necesario pararse a planificar un poco los pasos que se van dando en el camino. Y es que las prisas tampoco son buenas consejeras en el mundo de los negocios.

También te puede interesar

Cuatro claves para acertar con el outsourcing de tu empresa

Líneas ICo: todo lo que debes saber al respecto

Cómo contratar al personal adecuado

Imagen –  3dfoto y

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *