Publicidad

Recortes de gastos en Navidad para las pymes

2009 se está acabando. Y todos sabemos que no ha sido un año positivo (despidos, altas tasas de paro, ERE’s, cierre de pymes, bajada de número de autónomos). Todo esto no iba a ser menos en Navidad, lo que ha hecho que muchas empresas recorten gastos que en otros años podían permitirse dar.

Las típicas cenas o comidas de Navidad
de empresa se han visto resentidas. En ocasiones, en lugar de ir a un restaurante, se ha realizado en la propia empresa donde cada trabajador ha traído algo de comida y así se ha realizado una reunión cordial entre trabajadores y directivos. Esto suele suceder en pymes bastante pequeñas.

Por otra parte, hemos visto también como en muchas empresa han sido los propios trabajdores los que se han pagado de su bolsillo la cena de Navidad en algún establecimiento. Algo bastante incomprensible, pero que ha sido la única opción, pues la empresa no ha tenido suficiente dinero para esta ocasión especial.

También se han visto resentidos los lotes. Han sido más reducidos y menos espléndidos que otros años, pero a los trabajadores no parece haberles importado demasiado porque prefieren conservar sus puestos de trabajo ante regalos y otros gastos.

Las pagas extras de Navidad han de pagarse por convenio, pero en determinados lugares (empresas muy pequeñas) se han realizado pactos entre los trabajadores para reducir las pagas extras y extraordinarias de Navidad.

Por otro lado, las empresas han reducido o suprimido por completo los regalos que enviaban vía mensajero a sus clientes o proveedores. Realmente son gastos innecesarios que no pueden afrontar y que quedan compensados por una tarjeta desando Feliz Año Nuevo o un e-mail de agradecimiento por la colaboración establecida.

Hoy, día del Gordo de Navidad está bien remarcar que los tradicionales décimos de Lotería de Navidad son ahora comprados de manera compartida entre dos o más trabajadores.

Y es que todo lo que nos podamos ahorrar es válido para seguir adelante y que la crisis afecte lo menos posible a los trabajadores. De todas maneras, un pequeño obsequio navideño siempre es bienvenido, aunque sea mínimo. Esperamos que 2010 nos traiga mejores esperanzas y regalos tranformados en trabajo y dinero.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *