Publicidad

Qué tarifa contratar si vivo en un apartamento

El consumo eléctrico de un hogar depende de distintos factores. Aspectos como el tamaño del lugar, la cantidad de ocupantes, la cantidad y uso de aparatos electrodomésticos son determinantes. La ubicación geográfica y los hábitos de consumo también influyen considerablemente.

apartamento

En este sentido, las estadísticas reflejan que existen notables diferencias en el consumo eléctrico de los apartamentos frente a viviendas de mayor tamaño. Las casas aisladas llegan a consumir el doble de luz que un piso.

Las dimensiones de la vivienda tiene una incidencia importante. Esto se debe a que a mayor tamaño se precisa más iluminación, generando mayor consumo eléctrico. También se puede precisar aparatos de climatización de mayor potencia.

Sin embargo, los hábitos de consumo de cada usuario pueden cambiar por completo el panorama. Esto hace imposible determinar un promedio único en el coste de la factura eléctrica para todos los apartamentos españoles.

Por esta razón, se debe evaluar cada caso individualmente de cara a las tarifas ofrecidas por las distintas compañías de servicio eléctrico. Así, para mayor información sobre las diferentes tarifas disponibles sólo es preciso hacer clic en este enlace.

La potencia eléctrica

La potencia eléctrica contratada es uno de los ítems de mayor peso dentro de la factura de la luz. Disponer de la potencia eléctrica adecuada no sólo es vital para un ahorro óptimo. También lo es para el funcionamiento simultáneo de los aparatos eléctricos de la casa.

Siendo así, contratar la potencia eléctrica correcta es un aspecto clave cuando se busca disminuir la factura eléctrica de un apartamento. En este sentido, la meta debe ser contar con el suministro eléctrico suficiente, sin llegar a pagar por potencia innecesaria.

Se estima que a nivel doméstico la potencia eléctrica promedio se ubica en 3,45 kW y 5,75 kW. Aunque esto puede variar según las necesidades de cada hogar. Factores como la cantidad y tipo de electrodomésticos y el número de personas que habitan el lugar, definen la potencia eléctrica necesaria.

Así, para el cálculo de la potencia eléctrica adecuada, se debe sumar la potencia requerida por cada electrodoméstico. Para luego multiplicar el resultado por el factor de simultaneidad 0,3 o 0,2, según corresponda.

El número resultante de la multiplicación indica una aproximación a la potencia eléctrica necesaria. Este valor siempre debe ser mayor a la potencia demandada por el aparato eléctrico de mayor potencia, el cual por lo general es el frigorífico (500W).

En promedio, un apartamento para una o dos personas con dimensiones de 80 metros cuadrados, precisa una potencia contratada de 4,60kW. Esto considerando, además, el uso moderado de electrodoméstico como frigorífico, vitrocerámica, Tv, entre otros igualmente comunes. Mientras que un piso un poco más grande habitado por una familia, puede requerir la contratación de una potencia eléctrica de 5,75kW.

Tarifa de Discriminación Horaria

Este tipo de tarifa permite discriminar tarifa de una vivienda con base horas picos y horas bajas de consumo. Los expertos señalan que el 85% de los hogares en España se beneficiarían de ella. Esto sin necesidad de cambiar apenas sus hábitos.

A diferencia de la potencia eléctrica y el nivel de consumo, la contratación de este tipo de tarifa no depende del tipo de vivienda en cuestión. Sólo es preciso que el perfil de quienes viven allí, se ajuste al perfil de la tarifa de discriminación horaria.

Este perfil básicamente divide a los propietarios de apartamentos y otros tipos de vivienda en diurnos y nocturnos. Su contratación favorece a los usuarios de perfil nocturno, mientras los diurnos podrían ver incrementar excesivamente su tarifa si contratan este esquema.

Así, antes de decidirse por este tipo de facturación conviene evaluar aspectos como las horas del día en las cuales se está en casa. En estos casos contratar la también conocida como tarifa nocturna, resulta conveniente.

Si se dispone de cocina y sistema de climatización a gas o cualquier otra energia alternativa, puede que esta sea la tarifa apropiada. Pues, el uso de estos artefactos difícilmente puede reducirse a las horas valle.

Consejos para ahorrar en la factura eléctrica de un apartamento

En los apartamentos, como en cualquier vivienda, es posible disminuir el consumo eléctrico y ahorrar así en la factura. Las recomendaciones y pautas generales son las mismas indistintamente de si es un piso o una casa.

Algunos de los consejos más comunes son comprar electrodomésticos de bajo consumo y  apostar por sistemas de calefacción con energías alternativas. En el caso de los apartamentos existen algunos consejos puntuales. En primer lugar, es posible jugar con la iluminación. Bien sea disminuyendo la cantidad o intensidad de las bombillas, aprovechando la luz del día o cambiando a LEDs.
Una segunda alternativa es reducir la potencia eléctrica contratada, lo cual suele ser una medida bastante efectiva. Esto se debe a que un alto porcentaje de apartamentos no disponen del cálculo correcto de la potencia a contratar. Sin embargo, cambiar la empresa o  tarifa por una low cost suele ser la solución más adecuada.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *