Publicidad

Qué preguntas no puedes hacer en una entrevista de trabajo

En el mundo abierto de las redes sociales, donde prácticamente cualquier información sobre cualquier persona es accesible si sabe cómo y dónde buscar, sigue habiendo cosas que como empresa no podrás preguntar a un candidato en una entrevista de trabajo. ¿Sabrías decir cuáles son?

Qué preguntas son ilegales en una entrevista de trabajo

Si hay un momento claro en todo proceso de selección este es el de la entrevista. Para el candidato es la oportunidad de causar una buena impresión, pero para la empresa es la única posibilidad que tendrá de valorar si el aspirante sabe lo que dice su curriculum y, sobre todo, si el perfil se adapta a lo que busca la empresa más allá de los conocimientos técnicos. El problema es que para conseguir esa información hay que preguntar y no todas las preguntas están permitidas en una entrevista de trabajo.

Como norma la empresa no puede realizar preguntas que vulneren el derecho a la libertad o que sean discriminatorias. Es ilegal realizar estas preguntas y si las haces podrías verte metido en un lío, sobre todo si el aspirante opta por demandar a la empresa en caso de no ser el elegido. Si quieres saber qué puedes y qué no puedes preguntar debes acudir a la Constitución Española y más concretamente al artículo 14 de su título primero según el cual “los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.” y a la Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de mujeres y hombre.

Si te parece demasiado interpretable, vamos a ver algunos ejemplos concretos de preguntas que deberías evitar hacer en una entrevista para contratar a un nuevo empleado: 

  • Cuestiones relacionadas con la edad. En la mayoria de curriculum figura la edad del candidato, pero no debes preguntar por ella. Del mismo modo, tampoco debes preguntar cuándo se licenció.
  • Cuestiones relacionadas con la nacionalidad. Lugar de nacimiento, procedencia de los padres o idioma nativo son preguntas que también habría que evitar y que en cualquier caso el entrevistado podrá negarse a responder.
  • Cuestiones sobre estilismo. Igual el candidato te encaja por sus habilidades pero lleva el pelo largo y eso no te gusta. No puedes preguntarle si estaría dispuesto a cortárselo, como tampoco si está pensando a adelgazar. En general, debes obviar cualquier cuestión sobre el aspecto físico del candidato.
  • Cuestiones sobre su estado civil. ¿Soltero o casado? ¿Con hijos? ¿Te gustaría tener familia en un futuro cercano? Todas estas son preguntas que deberías evitar. La mayoría de personas lo incluye en el curriculum o en su perfil en redes sociales -especialmente los papás y mamás, así que no debería tener problemas en dar con estos datos-.
  • Cuestiones sobre su orientación sexual. Pocas cuestiones hay más privadas que la orientación sexual, si acaso la orientación religiosa o ideológica.
  • Cuestiones sobre su salud. Que un paciente enferme mucho o poco o que se haya sometida a muchas o pocas operaciones es algo que queda fuera de tu alcance.

Entonces, ¿qué puedes preguntar? Cualquier otra cuestión que se te ocurra y que sirva para que el candidato demuestre su valía, su experiencia y sus habilidades. Puedes incluso preguntar por el estado civil sin hacerlo directamente, según enumeres las características del trabajo. Lo que debes tener en cuenta es que se supone que contratarás al empleado por sus habilidades, no porque sea de una u otra forma, esté o no casado, tenga una edad u otra. 

En esta línea, si te interesa una persona soltera porque el trabajo incluye viajar, no puedes preguntarle por la familia, pero sí indicar que el puesto incluirá desplazamientos semanales o quincenales y si está de acuerdo con esto o si supone un problema. Al final, si eres suficientemente hábil entrevistando, sabrás obtener la información que te interesa. Y si no lo ves claro, LinkedIn ofrece una enorme variedad de información sobre los cantidatos que deberías revisar sí o sí antes de entrevistarles. En cualquier caso, siempre puedes recurrir a una agencia de recursos humanos para realizar la primera criba y encargarte tú de la elección final sobre una base de cantidados preseleccionados.

Imagen – : Ollyy en Shutterstock

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *