Publicidad

Pros y contras de invertir los beneficios de una empresa

Cuando se tiene una empresa, se está a cargo de su gestión o se tiene capital invertido en ella, el balance de esta es algo que se debe de tener muy vigilado si se quiere conocer su salud financiera real. Uno de los datos que no mucho consultan pero que, sin embargo, puede darnos datos muy relevantes sobre una empresa es en qué está invirtiendo sus activos.

El objetivo primero de una empresa es el de conseguir beneficios. Una vez una empresa ha conseguido un cierto nivel de beneficios y dispone de liquidez, ha de decidir qué hacer con este capital. Podrá repartirlo entre accionistas, reinvertirlo en la empresa esperando cierta rentabilidad o invertirlo en otras empresas, futuros, divisas…

Ser emprendedor ahorrar y no morir en el intento: fase uno puedo ahorrar

Lo más normal es que las empresa lleguen a un equilibrio entre estas tres opciones, con la intención siempre de maximizar el beneficio tanto a corto como a medio y largo plazo.

Hoy vamos a hablar de las ventajas y desventajas que puede suponer para una empresa invertir parte de su beneficio en diferentes productos financieros.

Ventajas de invertir los beneficios de una empresa

  • Se puede aumentar la rentabilidad: Cuando nuestra empresa dispone de unos determinados fondos, siempre intentaremos maximizarlos. Si reinvirtiéramos este capital en nuestra empresa sería esperando una determinada rentabilidad. Si creemos que para el desarrollo de nuestro negocio lo mejor es conseguir el mayor capital posible y creemos que obtendremos mayor rentabilidad invirtiendo externamente (en acciones de otras empresas, en divisas, en depósitos), lo mejor será hacerlo así.
  • Diversificación: Reinvertir los beneficios en nuestra empresa sería depositar todos el capital en un mismo producto, lo que siempre aumenta el riesgo. Invertir en otros productos, es decir, diversificar nos ayudará a reducir el riesgo.

Desventajas de invertir los beneficios de una empresa

  • Menor crecimiento de la empresa: Invertir en otras empresas quita recursos para la propia empresa. Aunque en ocasiones se acabe consiguiendo un mayor capital, lo que está claro es que, en un principio, lo que se consigue es una menor inversión en crecimiento.
  • Falta de control sobre la rentabilidad: Se consiga al final una mayor rentabilidad o menor, lo que sí está determinado es que nosotros no podremos controlar las rentabilidades de esas empresas y en muchos casos, el éxito o fracaso de nuestras inversiones dependerán tan solo de las fluctuaciones de los mercados.

También te interesará

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *