Publicidad

Empresario, qué no debes preguntar en una entrevista de trabajo

En el mundo abierto de las redes sociales, donde casi cualquier información es accesible si sabes cómo y dónde buscar, sigue habiendo cuestiones que, como reclutador o posible empleador, es ilegal que plantees en una entrevista de trabajo. ¿Sabes cuáles son?

Si hay un momento clave en todo proceso de selección es el de la entrevista de trabajo. Para el candidato, obviamente, es la oportunidad de causar buena impresión, de mostrar todo lo que tiene que ofrecer a la empresa en cuestión, sea una pyme o no.
Qué preguntas son ilegales en una entrevista de trabajo

La entrevista de trabajo, clave para la empresa

Por su parte, para el empresario, para los gestores de la empresa o para el departamento de Recursos Humanos es la posibilidad más fiable de valorar si el aspirante es lo que dice ser en su currículum. Además, por supuesto, para saber si el perfil se adapta a lo que busca la empresa, más allá de los conocimientos técnicos. El problema es que para conseguir esa información, en ocasiones, hay que extenderse y profundizar en el perfil del candidato. Descubre aquí las preguntas que no están legalmente permitidas en una entrevista de trabajo.

Cómo preguntar en una entrevista de trabajo

De forma general, como entrevistador, conviene que mires a los ojos del entrevistado, que actúes con seguridad y que uses un tono firme, pero cordial. Te recomendamos que te prepares varias preguntas antes de la entrevista, pero que tengas la suficiente flexibilidad para adaptarte a las particularidades de cada candidato. De otra forma podría parecer que sigues un guión.

Empresario, qué no debes preguntar en una entrevista de trabajo

No está de más que compartas brevemente tu historia en la empresa y la visión que tienes de la misma. También es aconsejable que le ‘vendas’ el puesto a la persona que tienes enfrente y qué le cuentes las ventajas de trabajar para la compañía.

Preguntas ilegales en una entrevista de trabajo

Como norma general la empresa no puede realizar preguntas que vulneren el derecho a la libertad, a la privacidad o la igualdad del candidato (cuestiones discriminatorias). Es ilegal realizar estas preguntas y, si las haces, incluso podrías verte metido en un lío, sobre todo si el aspirante opta por demandar a la empresa en caso de no ser el elegido para el puesto. Básicamente, se trata de preguntas relacionadas con la raza, la edad, la religión, el género, el estado civil o la situación familiar del entrevistado, entre otras.

Si quieres saber qué puedes y qué no puedes preguntar debes acudir a la Constitución Española y, más concretamente, al artículo 14 de su título primero según el cual “los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social”. También debes considerar la Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres.

Por descontado, aunque la Constitución haga referencia a los españoles, esa posible discriminación no puede aplicarse a otros ciudadanos, sean comunitarios o de cualquier otro país. Bastará con que estén en situación legal de trabajar para poder optar al puesto que sea. Si te parece demasiado interpretable, vamos a ver algunos ejemplos concretos de preguntas que deberías evitar hacer en una entrevista para contratar a un nuevo empleado.

Preguntas personales en una entrevista de trabajo

Así, como entrevistador, debes dejar a un lado la información relacionada con la edad del candidato, sus creencias religiosas, sus opiniones políticas, si está casado o soltero, con quién reside o la familia que tenga o piense tener en el futuro. Esa información no debe ser relevante para evaluar si el entrevistado está capacitado o no para desempeñar un determinado puesto.

Preguntas discriminatorias en una entrevista de trabajo

Lo mismo es aplicable a las cuestiones sobre la raza, la nacionalidad, el lugar de nacimiento, la procedencia de los padres, el idioma nativo o la orientación sexual, que no deben salir a colación en una entrevista de trabajo y que el entrevistado podrá negarse a responder.

Qué no debes preguntar en una entrevista de trabajo

Aunque se suelen tener menos en cuenta, las cuestiones sobre la salud del candidato -que enferme mucho o poco, o que se haya sometido a muchas o pocas operaciones- deben estar fuera de tu alcance como reclutador.

Preguntas sexistas en una entrevista de trabajo

“¿Tienes previsto quedarte embarazada?” es una de las cuestiones ‘clásicas’ entre las discriminatorias. Como mujer, lamentablemente te sonará. Cualquier pregunta que suponga un menosprecio por el género está, desde luego, fuera de lugar.

Qué sí debes preguntar en una entrevista de trabajo

Entonces, ¿qué puedes preguntar? Pues cualquier otra cuestión que se te ocurra y que sirva para que el candidato demuestre su valía, su experiencia y sus habilidades. Puedes incluso preguntar por el estado civil sin hacerlo directamente, según enumeres las características del trabajo. Lo que debes tener en cuenta es que se supone que contratarás al empleado por sus habilidades, no porque sea de una u otra forma, esté o no casado, tenga una edad u otra. 

En esta línea, si te interesa una persona soltera porque el trabajo incluye viajar, no puedes preguntarle por la familia, pero sí indicar que el puesto incluirá desplazamientos semanales o quincenales y si está de acuerdo con ese aspecto o si supone un problema. Al final, si eres suficientemente hábil entrevistando, sabrás obtener la información que te interesa sin hacer nada ilegal. Si no lo ves claro, LinkedIn ofrece una enorme variedad de información sobre los candidatos que podrías revisar antes de entrevistarles.

Primera imagen: Olly en Shutterstock

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *