Publicidad

Por qué las pymes siguen sin apostar por la retribución flexible

Los sistemas de retribución flexible son habituales en la gran empresa, pero no tanto en la pequeña. La mayoría de pyme sigue apostando por pagar un salario al uso a sus empleados y, más allá de los famosos tickets restaurante, no ofrecen otros modelos retributivos.

Cuando piensan en salario, tanto pymes como empleados lo hacen en términos dinerarios. 30.000 euros al año, 40.000 euros o la cantidad que sea. Otros beneficios como cheques guardería, seguros o ventajas similares suelen quedar en segundo plano. Y es que la retribución flexible está lejos de ser habitual en la pyme española. De hecho, si exceptuamos los ticket restaurantes, cuyos beneficios fiscales se han visto seriamente dañados, no hay muchas pequeñas empresas que usen sistemas de retribución flexibles.

Retribución flexible en la pyme

¿Por qué la nómina a la carta no termina de cuajar en España? ¿Faltan incentivos o cultura financiera en nuestro país? La III edición del Blogguer Summnit de Edenred ha servido para lanzar algo de luz sobre el tema y descubrir que a juicio de los expertos el error está dentro de las propias pyme. Y es que según parece las organizaciones y sus departamentos de recursos humanos no suelen ser capaces de transmitir los benefocios de la retribución flexible.

En este sentido, Jesús Pérez, CEO de Financialred, estimó durante el evento que todavía hace falta una labor de formación por parte de las pyme y que “las asesorías deberían ayudar a implantar los planes de Retribución Flexible en las pymes y emprendedores.  Asimismo veo carencias innovadoras en este tema cuando nos dirigimos a las start-ups”. La misma opinión mostró José Luis Pascual, especialista en Recursos Humanos y Gestión del Talento en Page Consulting, para el que “no hay cultura de compensación y beneficios porque el trabajador no percibe que las variables son parte de su retribución. Siendo un beneficio social, el profesional no lo valora. Intuyo poca profesionalización en esta tarea”.

Un departamento de recursos humanos al uso es quizás la mejor forma de incentivar la retribución flexible dentro de la empresa, pero son pocas las pyme que cuentan con ellos. De hecho, suelen ser los departamentos de administración quienes se encargan de esta tarea. A esto hay que sumar la escasa cultura financiera de los españoles, también a nivel laboral e impositivo. 

El mejor ejemplo es el desconocimiento de cómo funcionan las retenciones de IRPF o sus cotizaciones sociales. En resumen, no saben cómo funcionan sus nóminas, la diferencia entre salario bruto y neto o cuánto tributan efectivamente. Sin estas bases, es más difícil que entiendan cómo les beneficia la retribución flexible o por qué es mejor un cheque guardería que cobrar ese dinero.

Imagen –  jesadaphorn en Shutterstock

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *