Publicidad

Movilidad, ¿online u offline?

Entre las muchas consideraciones que un pequeño y mediano empresario debe tomar a la hora de implantar una solución de movilidad en su empresa se encuentra elegir entre una online, es decir, conectada a internet u offline, sin conexión a la red. Evidentemente, la selección dependerá de las necesidades específicas de la compañía y del uso que pretenda darle a sus dispositivos, generalmente PDA o Tablet PC.

 

Y es que no es lo mismo, por ejemplo, una PDA para un equipo de comerciales que para un camarero en un restaurante. Incluso para el desarrollo de una misma actividad una pyme puede necesitar una solución online y otra no. La primera opción es válida en casos en el que el empresario quiera que sus empleados ‘móviles’ tengan acceso al stock de producto en línea para conocer en el momento la disponibilidad de artículo o agilizar los pedidos, ya que todos se registran online.

 

Pero no todos los empresarios tienen por qué necesitar tanta rapidez en el traspaso de información. Así, por ejemplo, en el caso de los comerciales se pueden introducir los datos previamente a la PDA y asignar un número determinado de artículos cada vendedor o punto de distribución. El único inconveniente es que cuando agote las existencias no podrá seguir vendiendo. Este tipo de soluciones también son útiles en almacenes, donde para medir el stock no es necesario estar conectado a internet.

 

Del mismo modo en otro tipo de negocios sólo será necesaria una conexión con la central dentro de una red inalámbrica local (algo que ocurre en hostelería donde los camareros sólo tienen que comunicarse con la cocina, no con e exterior.

El mayor inconveniente de la modalidad online, comentan desde Datisa, es que, mientras dentro de as oficinas funcionan correctamente, pueden fallar en el exterior. En ese punto dependerán en primer lugar de la cobertura y en segundo del precio de la tarifa contratada. De hecho, el precio de la conexión es uno de los frenos que los empresarios señalan con mayor frecuencia, no sin razón. España marcha a la cola en este apartado con unas tarifas muy por encima de las de sus vecinos comunitarios. La transferencia de datos ronda el euro por minuto, demasiado para muchas pyme.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *