Publicidad

La inteligencia emocional, clave en el desarrollo de la Pyme

Inteligencia emocionalTengo como frase de cabecera una cita que leí una vez en un libro: “La inteligencia emocional es fundamental para ejercer el liderazgo” La experiencia me ha dictado que el autoconocimiento resulta más que imprescindible para saber hasta dónde podemos llegar, cuáles son nuestras habilidades y cómo podemos interactuar con las personas que tenemos a nuestro cargo. Ser el que más recursos técnicos tiene no te da garantía alguna de éxito si luego no sabes poner en práctica tus dotes humanas.

En una pequeña y mediana empresa, en donde el número de trabajadores no es elevado y hay un contacto directo con el personal, el diálogo y el desarrollo humano se antojan fundamentales para sentar las bases de un futuro al menos claro. La empatía, la motivación y las relaciones sociales son aspectos que se desarrollan prácticamente a diario. Sin un buen manejo de ellas el trabajo puede volverse en ocasiones insostenible, lo que redundará en el mal camino de la empresa.

Un líder no se debe diferenciar del resto por sus capacidades técnicas, por sentar las bases de una jerarquía, sino también por su capacidad emocional, por su cercanía y por su manera de comunicar las decisiones a los empleados haciéndoles partícipes de ellas. ¿En cuántas ocasiones no hemos estado ante un jefe enérgico, distante y poco comunicativo?, ¿había en esa situación una buena sintonía de trabajo?

La inteligencia emocional permite abrir nuevas vías y herramientas de trabajo, indagar en el talento de los empleados y no sus defectos, conocer a cada uno de los trabajadores para así sacarles el máximo rendimiento y que ello repercuta en los beneficios de la empresa, y conseguir que el ambiente de trabajo sea el idóneo para que todos se sientan parte del proyecto y lo hagan suyo.

En definitiva, hay otros aspectos claves en el desarrollo de una Pyme que nada tienen que ver con el estudio de los mercados, la realización de un plan financiero o el conocer los recursos que frente a nosotros tiene la competencia. Aspectos más cercanos, más humanos, aquellos que surgen sencillamente de las relaciones entre las personas.

 

 

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *