Publicidad

La impresora 3D podría estar en nuestros hogares dentro de 5-10 años

No son pocas las voces autorizadas que consideran a la impresora 3D como la revolución tecnológica por excelencia para los próximos años en los ámbitos más diversos. Hasta ahora se ha hablado (y mucho) sobre las enormes posibilidades de sus aplicaciones para las pymes, pero, hoy en día las previsiones comienzan a ir más allá y el debate se instala en el uso de estos dispositivos en el ámbito domestico. Y es que en un plazo no superior a los diez años se espera su comercialización a nivel usuario, ¿cambiará el panorama de del consumo de manera tan radical como algunos predicen?

Debemos tener en cuenta en primer lugar un dato; en la actualidad casi una cincuentena de fabricantes que se dedican a este segmento y ya se encuentran comercializando productos a nivel empresa, están orientando todas sus investigaciones junto a las más de 200 nuevas empresas creadas ex profeso, en dirección a la aplicación para el hogar de la impresión 3D.

3D impresora

Esto obviamente significa una carrera por el mercado de la impresión 3D doméstica, pero, no sólo porque se perciba un dispositivo con posibilidades comerciales, sino porque las posibilidades a nivel usuario se han disparado tanto que se visualiza ya este tipo de impresión como elemento básico dentro de la tecnología doméstica del futuro inmediato.

Hoy por hoy la principal barrera sigue siendo el precio. En esta primera etapa de estos dispositivos las grandes empresas están aprendiendo realmente cómo emplear de manera beneficiosa el potencial de la impresión 3D aplicando el mínimo riesgo y la menor aportación posible de capital. Esto está sirviendo de aprendizaje a todos los niveles para la industria, una industria creciente que como vemos que se ha multiplicado por cuatro en menos de dos años; a fecha de hoy, la industria ya es capaz de comenzar a determinar y evaluar por separado los requisitos básicos de estos dispositivos orientados para la empresa y orientados para el consumo en el hogar, algo básico para el inicio de su comercialización.

El potencial de la impresión 3D en el uso doméstico

Debemos tener en cuenta que se da por buena la previsión de que esta tecnología (realmente conglomerado de tecnologías ya que son hasta siete diferenciadas) va a modificar en mucho el mundo de la empresa. La empresa técnicamente ya no sólo será capaz de fabricar sus propios prototipos, sino que también será capaz de manufacturar sus productos en muchos casos, esto que está evolucionando de manera vertiginosa aunque no nos lo parezca, es una auténtica revolución a la que sólo falta equilibrar el coste de la tecnología sobre el coste final de la pieza, algo que ya está llegando a nivel industrial.

Lo que esto puede suponer en el mundo de la pyme es tan evidente y obvio que no merece la pena ser explicado en profundidad, simplemente, de cumplirse la previsión estaremos ante una herramienta casi imprescindible en prácticamente todos los sectores, pero, mucho más aún, estamos hablando de un potencial enorme en aspectos como los tremendos avances que se esperan en cuestiones como las prótesis o los implantes, por ejemplo, asociados al mundo de la salud por citar uno solo de los muchos campos de acción.

12-29-10-3d-printed-flute-600

Comprendido esto, es cuando debemos comenzar a tratar de imaginar el impacto sobre el consumo que el uso doméstico de estos aparatos puede llegar a tener en un futuro cercano. Hoy en día los más optimistas dentro del sector hablan de entre cinco y diez años como punto en el que se puede dar el lanzamiento de los dispositivos domésticos, sin embargo, falta por ver si la tecnología realmente habrá madurado lo suficiente en ese plazo de tiempo ya que, efectivamente, le quedan retos por asumir, no sólo al precio, sino también afinar ese conjunto de hardware y software necesario y que aún hoy en día es realmente complejo,  al menos desde la perspectiva del uso doméstico.

A partir de ahí lo cierto es que las expectativas son tan grandes que resulta complicado realmente medir hasta dónde puede llegar el impacto sobre el consumo. Pensar que el propio usuario puede fabricar piezas y objetos comunes a su vida cotidiana sin tener que adquirirlos de manera sistemática es ya de por sí sólo un ejercicio tan vasto que, ciertamente, nos hace darnos cuenta de la magnitud con la que estos dispositivos pueden llegar a cambiar nuestras vidas en el futuro.

¿Usted cree que se cumplirán las expectativas de la impresión 3D?

 

Publicidad

One response to “La impresora 3D podría estar en nuestros hogares dentro de 5-10 años

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *