Publicidad

La función financiera y su ejercicio con la ayuda de las TIC, siguen siendo una ‘asignatura pendiente’ en las Pymes

Cuando analizamos la forma en la que las Pymes españolas abordan la labor de dirección, observamos que una parte importante de las mismas focaliza sus esfuerzos sobre todo en la gestión comercial y de operaciones. Sin embargo, por lo general, la función financiera desempeña en estas organizaciones un papel prácticamente marginal.

El ejercicio de la Función Financiera, sin embargo, sigue siendo un aspecto de la dirección muy importante, dado que la misma es capaz de aportarnos una visión global e integradora del negocio. La función financiera, asimismo, es la única capaz de procurarnos los indicadores necesarios para conocer y manejar mejor la salud económica de nuestra organización.

Al reforzar este nivel de la Dirección, las compañías son capaces de incrementar su capacidad de gestión y de establecer procesos de análisis, de diagnóstico y de acción correctiva. En un momento como el actual, en el que se exige un esfuerzo adicional de control, las Pymes también deberían focalizarse más en la gestión proactiva de su estructura financiera, para lo que se necesitan programas financieros de última generación, integrados en el sistema de información ERP global de la organización.

La gestión proactiva de la estructura financiera, con el apoyo de las TIC

Y es que, el software financiero profesional destaca, no solo por su capacidad de facilitar y de automatizar la contabilidad financiera y fiscal, sino sobre todo por integrar y automatizar el control presupuestario, la gestión de la tesorería y la contabilidad analítica, tres disciplinas que, sin duda alguna, multiplicarán la capacidad de diagnóstico, de adaptación y de reacción de las Pymes.

A modo de ejemplo, con la informatización adecuada de estas tres áreas, podremos ejercer una gestión de la tesorería que aproveche la comunicación telemática con las entidades bancarias, automatizando simultáneamente todos los procesos administrativos derivados de las diferentes acciones de cobros y pagos.

La integración del control financiero en el ERP, a su vez, nos ayudará a obtener fácilmente previsiones de la evolución de nuestras posiciones en las cuentas bancarias, por diferentes tramos temporales.

Con la informatización del área analítica, a su vez, automatizaremos la entrada de datos relativos al reparto de los costes y podremos obtener reportes de rentabilidad por cada uno de los centros de coste que hayamos definido previamente en la organización (áreas de la empresa, líneas de negocio, clientes, etc.). También podremos contar con información detallada y fiable acerca del gasto, del ingreso y de la tesorería de cada una de estas áreas o centros de coste.

Pablo Couso, Consultor Senior de Desarrollo de Negocio de DATISA, empresa especializada en el desarrollo de soluciones informáticas para la gestión empresarial. Más información en el blog de Datisa.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *