Publicidad

La empresa familiar no supera la 2ª generación

Según el estudio publicado por la escuela de negocios de la Universidad Europea de Madrid, el IEDE Business School, siete de cada diez empresas familiares no superan la segunda generación. La falta de profesionalidad, junto con la confusión de sus representantes entre el entorno laboral y familiar hacen que estas empresas desaparezcan al caer en manos de los hijos de los fundadores.

Desafortunadamente, esta situación puede provocar un gran impacto en la economía española, ya que este tipo de sociedades supone casi el 80% de las empresas del país. Dicho manual, a través de las profesoras de la escuela Cristina López-Cózar Navarro y Tiziana Priede Bergamini recomienda concretar un protocolo de actuación para combatir las eventuales dificultades que se puedan producir. Aunque lamentablemente, son muy escasas las compañías que lo impulsan.

Uno de los principales problemas destacados por las expertas ante esta situación, es que cuando se quiere llevar a cabo el protocolo suele ser demasiado tarde porque “mientras no haya conflictos, no se echa de menos el protocolo”. Cristina López Cózar cree necesario desarrollar “un instrumento que regule las relaciones personales, económicas y profesionales entre los miembros de la familia y la empresa” ya que “la confusión de intereses personales y profesionales suelen ser un escollo importante, además de que en algunas empresas los miembros de la familiar no tienen la profesionalización que requiere un puesto directivo”.

Fortalezas de las empresas familiares en época de crisis

– Unidad y fortaleza de la familia empresaria.
– Intención de permanencia a largo plazo.
– Estructura financiera conservadora.

Por último, para los profesionales del IEDE Business School la principal diferencia entre las empresas familiares y el resto de compañías es “la dedicación que pone una familia al cuidado de su negocio no tienes límites ya que es la base de su sustento”, mientras que “un escenario económico hostil y la incertidumbre general que esto provoca, lleva a muchos directivos a plantearse el futuro hasta considerar su venta o disolución”.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *