Publicidad

¿Qué es el Internet de las cosas? ¿cómo influye en tu empresa?

Lo que se ha dado en llamar Internet de las cosas, que sobre el papel es la posibilidad de la conectividad remota a través de los más diversos dispositivos, está en el origen de una nueva manera creciente de entender la relación entre el usuario y la tecnología. En un contexto en el que los tradicionales ordenadores sobremesa han ido perdiendo mercado y relegados a otras funciones, el concepto multi dispositivo y, más aún, los modelos de almacenamiento personales en la nube como  BYOC obligan a las empresas a entender su funcionamiento, y, adaptarse a esta nueva realidad.

 A estas alturas no podemos considerar IoT (Internet of Things) sólo como un cambio evolutivo tecnológico, realmente estamos ante algo mucho más profundo que afecta de manera directa la vida de las personas, pero también a las empresas, los negocios, y en resumen a todo el modelo de vida actual.

internet de las cosas

Para hacernos una idea de la evolución en este sentido, se calcula que de aquí hasta el año 2020 vamos a ver un salto en el cual se espera alrededor de 30,000 millones de dispositivos conectados a Internet de las cosas. ¿Como va a ser esto posible? La manera más sencilla de entenderlo es simplemente una contemplación rápida de nuestro entorno habitual, será difícil que ya hoy, todavía a seis años vista de la citada fecha, usted no sea capaz de detectar en su entorno inmediato al menos tres o cuatro  dispositivos con posibilidad de conectividad, si a lo anterior, los que los dispositivos afines que puede encontrar en su entorno de trabajo y, si Al final tiene en cuenta que el crecimiento en el número de dispositivos por persona y su uso es exponencial, resulta que al final hoy en día en un entorno familiar tipo puede que no exista ya menos de 10 o 12 dispositivos en conexión, una cifra que al menos se espera que crezca en un 50% o más.

La paradoja ante la empresa

Y aquí comienzan las paradojas y las situaciones complejas que la empresa debe empezar a ser capaz de asumir. La primera de ellas es aún no muy percibida o valorada, pero ya una realidad. Es muy probable que hoy por hoy muchos trabajadores posean dispositivos más potentes, más versátiles y más útiles a título personal que los propios dispositivos que la empresa le puede proporcionar. Obviamente esto genera un dilema importante, la pregunta clave es si dirigir los movimientos a la renovación de los instrumentos de conectividad, o, más aún, dirigir dichos esfuerzos a la búsqueda de herramientas y aplicaciones comunes que permitan hacer más operativa la empresa a través del uso del Internet de las cosas.
Internet-of-ThingsLas empresas más avanzadas en estas lides ya han comenzado a invertir, y lo cierto es que dicha inversión se dirigen las dos direcciones, aún no hay un camino claro; esto significa que aunque efectivamente se está apostando por los dispositivos móviles y por la compatibilidad entre el dispositivo del usuario y el dispositivo de la presa, también se está invirtiendo las aplicaciones y soluciones que puedan ser capaces de aportar la manera de instrumentalizar todo este tráfico de datos de forma aprovechable por la empresa.
La otra cuestión básica que obviamente va a ser muy importante en un futuro inmediato es la deslocalización del trabajo a partir del uso de la conectividad. Partiendo del hecho contrastado, ya citado anteriormente, de la posesión por parte de los trabajadores en muchos casos (cada vez más) de dispositivos más poderosos que los que la propia empresa utiliza, dichos dispositivos nos pueden ayudar a realizar tareas profesionales en los entornos más diversos, es decir, no sólo en el propio espacio de trabajo. Las puertas que abre esto son enormes, y la necesidad de ajustar bien el calado de lo que está por venir es fundamental para las empresas, no sólo las grandes empresas quienes pueden instrumentalizar mejor el equilibrio entre el trabajo en los centros profesionales o el trabajo deslocalizado, sino también para las pymes en las que sin ningún género de duda esto va a ser determinante en los próximos años.
Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *