Publicidad

Internacionalización de pymes

La crisis empuja a las empresas a cada vez buscar otros mercados tratando de encontrar nuevos clientes e internacionalizarse, ante un mercado nacional que no responde por falta de liquidez, demanda y por supuesto por la crisis.

Si bien siempre es bueno internacionalizarse al secarse el mercado nacional y ante falta de oportunidades lo más conveniente para muchas empresas es traspasar las fronteras.

Tal vez existan falta de decisión y de oportunidades, actualmente son muy pocos los empresarios que lo pueden conseguir, las que peores perspectivas las tienen son las pymes. Sobre todo por capacidad y estructura para poder tomar la decisión de internacionalizarse. Uno de los mayores problemas que afrontan es la falta de dominio de idiomas y de contactos, además del desconocimiento de todo lo concerniente a la parta administrativa y de programas.

Para ello durante los últimos años las Cámaras de Comercio decidieron poner en marcha diversos programas dirigidos a este tipo de sector empresarial para ayudar a las empresas a poder diversificar su mercado y que tengan la oportunidad de abrirse al exterior.

Es así que, la internacionalización se transforma en una herramienta imprescindible para las empresas que pretenden y necesitan de mejorar y ampliar su mercado y para ello las Cámaras de Comercio han puesto en marcha estas iniciativas.

Un claro ejemplo es Huesca, durante 2009 unas 17 pymes participaron en los dos programas que ofrece la Cámara oscense, ellos son “Gestores a la Exportación en Tiempo Parcial” y “Plan de Iniciación a la Promoción”. Estos programas tienen como objetivo el de dotar a dichas empresas familiares de herramientas y conocimientos básicos para que puedan comercializar sus productos en el exterior.

Este programa se encuentra activo desde 1997, ya han sido un centenar de empresas las que han logrado comercializar sus productos en el exterior. El programa Gestores a la Exportación en Tiempo Parcial, le brinda a las empresas un trabajador joven, cualificado, con idiomas y con experiencia en el mundo de la exportación. Este empleado trabajará en la empresa a tiempo parcial ayudando a los gestores en todo lo ligado a la exportación. En tanto que el Plan de Iniciación a la Promoción, aporta apoyo integral para que la empresa comience a exportar.

En tanto que el coste para los empresarios será mínimo, a la vez que los beneficios serán mayores, trayéndoles en cambio atractivos beneficios.

Si bien exportar no es una tarea fácil, a partir de estos programas puede llegar a facilitarles las posibilidades a las pymes y empresas a poder salir al exterior.

Dentro de la provincia oscense, más allá de la importancia de empresas provenientes del sector agroalimentario, que son mayoritaria, no son las únicas ya que las que más se han interesado en estos programas durante han sido de los sectores de la construcción, agroalimentario, químico, industrial, las telecomunicaciones, seguido del textil y el sector servicios.

Dentro de estas empresas las del sector vitivinícola son las que más intentan internacionalizarse desde bastante y un importante porcentaje del vino que se produce en las bodegas oscenses se comercializa en el exterior, en Alemania y Estados Unidos, y uno de los recientes mercados emergentes es China.

Imagen: Redflexión

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *