Publicidad

¿En que sectores cobran más tarde las pymes sus facturas?

A pesar de que el tiempo medio del cobro de facturas ha mejorado para las pymes (para lo que ha contribuido el avance del pago de las instituciones), es evidente que el cobro retrasado de las facturaciones sigue siendo un problema serio al que las pymes deben prestar mucha atención.

Si hacemos caso al  Boletín de Morosidad y Financiación Empresarial de la patronal de las pymes, Cepyme que se corresponde al primer trimestre del año son las pymes del textil y la construcción las que más tarde reciben su facturación aplaza

facturación

Dentro de los graves problemas que supone el retraso de los cobros de facturas, son las pequeñas y medianas empresas las que en mayor medida han venido sufriendo durante los últimos años estos retrasos. Obviamente esto no quiere decir que las grandes empresas no los sufran, pero si que habitualmente se cuenta con más recursos a la hora de poder afrontar esta desventaja de Tesorería.

Dentro de las pymes también hay algunos sectores que son más susceptibles a los retrasos en el cobro de las facturas. Según el informe de la CEPYME incluido dentro del Boletín de Morosidad y Financiación Empresarial Las pequeñas y medianas empresas del sector textil son las que más retraso en cobrar sus facturas acumulan, después, se sitúa el sector de la construcción, donde las pymes han sido probablemente las más castigadas con los retrasos en cobros durante la crisis.

Como indicábamos al comienzo del artículo el plazo medio de cobro ha mejorado ligeramente, en la actualidad queda situado en los 80.7 días de media, aun así, 20.7 días por encima de la legalidad vigente. Pero, esta media, se ve superada de largo en el caso de las pymes textiles, donde el plazo medio de cobro de sus facturas durante el primer trimestre del año se situó en 95.2 días, 3.7 días más que en el último trimestre de 2013.

En el caso de las pymes de la construcción es ligeramente distinto, ya que a pesar de que siguen en los puestos de cabeza del retraso en los cobros, van mejorando poco a poco la media. En este caso se sitúa en los 94.7 días de media durante el primer trimestre del año, mientras que en el anterior trimestre  lo hacía prácticamente cinco días más.

A pesar de que para quienes siguen acumulando plazos medios de  tres meses para cobrar sus facturas puede resultar un magro consuelo, lo cierto es que la evolución del retraso en cobrar facturas está siendo notable, debemos tener en cuenta que en el año 2008, en pleno estallido de la crisis y del sector inmobiliario, las pymes de la construcción percibían el cobro de sus facturas en medias superiores a los 136 días, algo que no comenzó a mejorar rebajando la cifra de los 100 días hasta prácticamente el año 2013.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *