Publicidad

El protocolo familiar, al registro mercantil

El protocolo familiar es una de las herramientas principales de la empresa de ese tipo para dibujar las reglas entre los miembros de la compañía, que a la vez suelen ser familiares. Son una serie de normas que llegarán lo lejos que quieran sus creadores y serán vinculantes hasta el punto que ellos quieran. Hasta hace poco se trataba generalmente de  documentos privados para el uso exclusivo dentro de la empresa. Sin embargo, desde el pasado 5 de abril es posible incluirlos en el Registro Mercantil. Esto supone toda una victoria para la empresa familiar: por primera vez se reconoce legalmente la existencia de los protocolos.La normativa no es excesivamente explícita respecto a lo que puede y no puede publicarse. De esta forma, una empresa podría dar a conocer la totalidad o sólo una parte de su protocolo familiar e incluso es posible indicar simplemente que la compañía cuenta con uno sin revelar absolutamente nada de su contenido. En cualquier caso, no se trata de una exigencia (ninguna empresa está obligada a publicitar si cuenta con esta herramienta), por lo que todo queda a disposición de lo que decida el empresario. Entonces, ¿es positivo o negativo? ¿Cuándo conviene dar a conocer el protocolo y por qué?. Evidentemente, no existe una única respuesta clara. Todo depende de las circunstancias concretas de cada compañía.Lo que sí está claro es que al hacer pública una parte o la totalidad del protocolo se está, por una parte facilitando información sobre las interioridades de la empresa a la competencia, pero también a los clientes.  Es un paso adelante para dotar de más transparencia a la empresa familiar y un salto en lo que a su profesionalización se refiere.En este sentido, el Real Decreto 171/2007 también reconoce por primera vez la labor consultiva del Consejo Familiar y su capacidad para coordinar la gestión de la empresa y los intereses y relaciones personales de sus dueños. 

Publicidad

One response to “El protocolo familiar, al registro mercantil

  1. Anteriormente ya se trataba de un documento de validez legal, como cualquier contrato que vincule a más de una parte. La posibilidad de poder llevar a registro el protocolo familiar, permite mostrar la intención real de continuidad y profesionalización de la estructura de empresa. Permite dotar de mayor transparencia a la empresa familiar y aumentar la confianza en estructuras que poseen este documento.

    Se trata de un gran paso en el reconocimiento de la importancia de la empresa familiar dentro del tejido empresarial actual.

    Excelente Post.

    Felicidades por el Blog.

    Un saludo,

    Estrategia&Negocio.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *