Publicidad

El por qué de la planificación financiera en la empresa

¿Es necesario un plan financiero en la empresa?. La respuesta más evidente es que sí y seguramente esta será la contestación del 99% de los empresarios, independientemente del tamaño o sector de su compañía.

En el Congreso Nacional de Finanzzas de interbannetwork José Merlo, director financiero de Seur, nos ofrece una respuesta más meditada y completa. En una interesanteponencia explica que es necesario planificar porque como empresa “queremos decidir hoy lo que haremos mañana en nuestra compañía, eliminando el mayor grado de incertidumbre y ganando eficacia en la gestión”

Pero como Merlo es consciente de lo tedioso y aburrido que puede resultar la planificación, no es necesario ya llevar acabo “aquellas planificaciones mayestáticas a 15 años que quedan muy bien pero qu eno tienen demasiado sentido”. Hoy en día la planificación está mucho más enfocadas a crear presupuestos útiles para la empresa y dinámicos.

En este sentido, debemos tener muy claras estas 3 o cuatro ideas:

  • Nuestros colegas se implican poco en cuestiones presupuestarias. Todos los que están fuera ven la cuestión presupuestaria como un engorro.
  • El entorno macroeconómico cambiante. Siempre lo ha sido, ahora mucho más
  • Hoy nos fijamos mucho en el corto plazo

Adicionalmente, es necesario contar con una pautas para elaborar un prespuesto y una planificación que sea realmente útil para la empresa y tenga sentido en el entorno que esta se mueve.

Estas pautas se resumen en los siguientes pasos:

  1. Obtener de la dirección de la compañía unos objetivos claros y recursos necesarios para la puesta en marcha del proceso. Ej, el objetivo es crecer, internacionalizar, reducir costes?
  2. Integrar todas las áreas de la empresa en el proceso
  3. Crear prioridad a la mentalidad financiera sobre la contable
  4. Adoptar criterios flexibles, fáciles de modificar sobre la marcha en funión de la evolución de la realidad.

Con el presupuesto en mano hay que ponerlo en valor, controlando las desviaciones y aplicando técnicas de vertificación. Y es que puede haber sorpresas positivas y negativas como haber proyectado una ventas que no se están cumpliendo en número o con un margen de beneficios sobre producto que no estamos alcanzando o, por el contrario, que estamos superando. Esto es lo que después debe permitirnos “dar un golpe de timón”, como explica Merlo. Sólo poniendo en valor el presupuesto, este cobrará sentido. De otras forma nos encontraremos con otra herramienta más que en lugar de ayudar servirá para lo contrario.

Así, una vez definidos los presupuestos, concretados y puestos en actuación “debemos ser muy militaristas y no dejar de hacer aquello que hemos de hacer por muy difícil que sea”. Este proceso implica:

  • Revisiones periódicas
  • Analizar desviaciones
  • Tomar medidas correctoras

Y sobre todo recordar, no importa el tamaño de la empresa, siempre será necesario planificar para por lo menos saber donde nos dirigimos, también desde el punto de vista financiero.

Publicidad