Publicidad

El outsourcing, un salvavidas para la pyme durante la crisis

La especialización se ha convertido de un tiempo a esta parte en una vía de supervivencia. En tiempos económicos de incertidumbre como el que vivimos dejar en manos de especialistas todo aquello que no conforma nuestro core del negocio es fundamental para ‘sacar’ la empresa adelante.

Un pensamiento que parece que comparten cada vez más los diferentes agentes del tejido empresarial español. Según las últimas cifras publicadas por Adecco sobre outsourcing, el año pasado únicamente un 12% de las compañías recurrían a la externalización. Para este año, la demanda de este tipo de servicios se espera que rebase el 33%, lo que significa que, en menos de 12 meses, se ha triplicado el reclamo de servicios de outsourcing por parte del tejido productivo español. Si bien es cierto que la gran cuenta y la pequeña empresa son las que más optan por este modelo -las primeras en busca de una mejora de la productividad del proceso y las segundas por falta de personal especializado en estos tema-, las medianas empresas son, hasta la fecha, las que parecen menos convencidas de las bondades de este modelo de negocio. Sin embargo, la coyuntura económica que atrevesamos puede ser un buen momento para que la mediana empresa opte por la externalización, asfixiada por ver de dónde recortar gastos sin dejar de ser competitiva. Una tarea difícil que, generalmente, termina con el cese de la actividad.

Reducir costes mediante el despido de personal es una estrategia socorrida en estos tiempos. Es un hecho la proliferación de recetas para minimizar costes y combatir de la mejor manera posible esta situación de incertidumbre. Las compañías buscan ser cada vez más eficientes y optimizar sus operaciones. Por este motivo, la fórmula del outsourcing es progresivamente más buscada y muy especialmente en el campo de los recursos humanos, que se encuentra en un momento crítico en el que se debe dar respuesta a las nuevas exigencias que las organizaciones plantean, pero siempre sometida al reto de realizar más con menos.

El primer impulso para la externalización de procesos de RRHH surge de la necesidad de contar en la organización con personal especializado y dedicado a estas tareas, algo básico en la mediana empresa. Aunque también es cierto que otras se han decidido por este modelo promovidas por el factor coste. De hecho, el gasto del departamento de personal dedicado a la gestión de nómina asciende al 70%, y con el outsourcing se podría trabajar con la mitad de los recursos y afrontar el triple de funciones ahorrando además entre un 20% y un 40% .

Si bien las empresas que optan por este sistema de subcontratación, sobre todo, en momentos como el actual, tienen como primer objetivo la eficiencia operacional, es decir, el ahorro y el control de costes, y con ello, la mejora de la productividad y la ‘liberación’ de recursos para tareas de mayor valor, no hay que olvidar que otro factor que puede estar jugando un papel importante, teniendo en cuenta la incertidumbre del mercado, es el hecho de que la externalización permite disponer de una infraestructura que se adapta a las necesidades del negocio en cada momento. Este ajuste a la demanda permite resolver de forma rápida requerimientos puntuales del negocio y ajustes de desequilibrios estacionales.

Los reajustes de plantilla o reestructuraciones deberían ser los últimos escalones que la compañía debería subir a la hora de reducir costes. En la empresa existen infinidad de procesos en los que se pueden estar desaprovechando recursos simplemente por una gestión ineficiente. Por ello es muy importante analizar la administración y gestión de cada departamento y comprobar que todos los procesos se están llevando a cabo de forma óptima. En el caso del departamento de Recursos Humanos, por ejemplo, el simple hecho de prescindir de determinadas tareas como la gestión de la nómina puede hacer que las empresas ahorren hasta un 25% en los costes de gestión de la misma, si la confían a terceros expertos en la materia. Un importante aval cuando se trata de reducir costes y optimizar procesos de cara a salir de la crisis.

Pierre Paradis, director general de HR Access para el sur de Europa y Latinoamérica

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *