Publicidad

Diferencias entre actividad empresarial y profesional

Distinguir entre una actividad profesional y otra empresarial resulta clave en la elección del epígrafe del IAE, que, a su vez, determina el tipo del IVA y la retención a cuenta en el IRPF aplicables al autónomo.

Cada vez son más las personas que se lanzan a ejercer una actividad por cuenta propia. Sea por vocación, por verdadera mentalidad emprendedora, o empujados por los efectos de una crisis que les hizo perder su trabajo como asalariados. El hecho es que cada vez hay más autónomos operando en España.
Diferencias entre actividad empresarial y profesionalTodos ellos han tenido que pasar por el proceso de hacerse autónomos, obviamente, aunque dependiendo de sus circunstancias particulares habrán hecho más o menos trámites. En todo caso, hay uno que resulta inevitable: darse de alta en el  impuesto de actividades económicas (IAE). De hecho, toda persona que lleve a cabo cualquier actividad económica en España debe ‘pasar por ese aro’, sea física o jurídica.

Para realizar esa gestión correctamente resulta crucial elegir el epígrafe del IAE que, de manera más fidedigna, se aproxime a tu actividad. Que te decantes por uno u otro tendrá después implicaciones, sobre todo fiscales, como te explicaremos más adelante. Para ello es necesario conocer las diferencias entre actividad empresarial y profesional.

Diferencias entre actividad empresarial y profesional

¿Tienes dudas sobre si ejerces una actividad económica o una actividad profesional? A nada que lleves algo de tiempo en una u otra modalidad, seguramente tendrás claras las particularidades de cada una de ellas. No obstante, y aunque resulta relativamente sencillo detectar las diferencias entre una actividad económica y una actividad profesional, te vamos a dar varios parámetros para que te sitúes.

¿Qué es una actividad profesional?

Elegir de forma adecuada el epígrafe que te corresponde en el IAE supone, de entrada, que encasilles tu trabajo como actividad empresarial, profesional o artística. Esta última es muy evidente. Pero si no eres torero, deportista de élite o tampoco te dedicas a la música, al cine, al teatro o a actividades similares, debes elegir entre las dos primeras opciones. Ello te llevará a la asignación posterior del epígrafe del IAE, cuya lista, aunque inmensa, también es muy específica, tratando de aglutinar la Agencia Tributaria al máximo de perfiles profesionales posible.
Diferencias actividad empresarial y profesionalA pesar de que siempre conviene analizar cada caso de forma minuciosa, para que te hagas una idea, las actividades profesionales son aquellas que desarrolla una persona física de forma individual y directa. Suelen asociarse a abogados, arquitectos, notarios o veterinarios, entre otros. Si bien todos ellos encajan en esa fórmula, también caben en esa definición profesionales como los profesores y los agentes comerciales o de seguros, por ejemplo. Ello a pesar de que no suele asociárseles tanto a esta categoría, en la que es muy común que sus miembros formen parte de un colegio profesional.

¿Qué es una actividad empresarial?

Sin embargo, se entiende por actividad empresarial la que tiene lugar dentro de una organización. Por ejemplo, un arquitecto que monte una empresa de construcción o que un veterinario haga lo propio respecto a un centro de atención para animales.

Con todo, ten en cuenta que una misma actividad puede incluirse tanto en el campo de las profesionales como en el de las económicas.

¿Por qué es importante distinguir entre actividad empresarial y profesional?

Las diferencias entre actividad empresarial y profesional carecen de relevancia en algunos sentidos. Sin embargo, tienen un papel fundamental en la elección del epígrafe del IAE en el que finalmente enmarques tu actividad. En función de que sea uno u otro, el tipo sobre el impuesto del valor añadido (IVA) variará, así como la retención a cuenta que te aplicarán en el impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF). Aquí te contamos, por cierto, las actividades exentas de IVA.
Actividad empresarial profesionalAsí que, desde el punto de vista fiscal, se diferencia igualmente la actividad profesional de la empresarial. Por un lado, se considera un autónomo profesional a aquel que, actuando por cuenta propia, desarrolla personalmente la actividad de que se trate. En el segundo caso tiene cabida un empresario cuando la actividad se ejerza como como servicio para una organización empresarial, desvinculada formalmente de la personalidad intrínseca del profesional.

Tributar como actividad empresarial o profesional

De forma más concreta, la persona que vive de una actividad profesional incluye un porcentaje del 15% en concepto de retención del IRPF en las facturas para empresas u otros empleados por cuenta propia. Recuerda, eso sí, que puede quedarse en menos de la mitad -el 7%- durante el primer trienio de actividad si así lo deseas.

De la misma manera, los trabajadores que llevan a cabo una actividad profesional están exentos tanto de aplicar retención en las facturas que se corresponden a servicios dados a particulares como de presentar pagos a cuenta del IRPF mediante el tan conocido Modelo 130 de Hacienda. Siempre, eso sí, que el 70% de los ingresos logrados en el año natural inmediatamente anterior se encuentren sometidos a retención.

Por su parte, las personas dedicadas a una actividad empresarial emiten facturas que no se hallan sujetas a retención. Sin embargo, sí tienen la obligación de liquidar el Modelo 130 de la Agencia Tributaria.

Actividad empresarial y profesional al mismo tiempo

Dependiendo del trabajo que realices, puede llegar a darse un solapamiento entre tu actividad profesional y la empresarial que te lleve a darte de alta tanto en un epígrafe empresarial como en otro profesional del IAE. Esa posibilidad suele darse en situaciones de pluriempleo, al llevar a cabo una tarea profesional por tu cuenta y otra bajo el paraguas de una empresa. Si estás en esa tesitura, te tocará aplicar retenciones únicamente a las facturas que se encuentren relacionadas con el primer supuesto citado y no con el segundo.

También puede interesarte:
Cómo y cuándo declarar el IVA si eres autónomo
¿Te conviene más hacerte autónomo o constituir una sociedad limitada?
Cómo montar un negocio a través de una comunidad de bienes
La sociedad limitada de formación sucesiva

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *