Publicidad

Diez características que comparten todos los emprendedores

Estas son las diez claves que toda empresa busca en un buen trabajador. Si das con alguien que las tenga todas, será el empleado perfecto, si tiene la mayoría tampoco lo dejes escapar.

Diez características que comparten todos los emprendedores

¿Qué define a una gran empresa? Pueden ser sus productos, sus valores, su liderazgo… o, simplemente, sus empleados. Una de las frases que más repetidas por parte de los directivos de grandes compañías es que las corporaciones no dejan de estar formadas por personas y que son estas quienes, en última instancia, determinarán su futuro y la imagen que transmitan. Precisamente por eso es esencial contar con buenos empleados para hacer una gran empresa porque sin buenos trabajadores no vamos a ninguna parte. El producto, nuestro producto, lo hacen buenos aquellos que lo elaboran o que lo venden.

El problema radica en que es más fácil decirlo que hacerlo. ¿Qué define a un buen empleado?¿En qué hay que fijarse para encontrar talento? Estas son cuestiones clave para cualquier departamento de recursos humano y no lo son menos para las pyme, por más que muchas no dispongan de este departamento. Para facilitar esta búsqueda y detección de talento, nada como tener en mente una serie de pautas de comportamiento y forma de ser que nos descubrirán si estamos ante un empleado modelo o con posibilidades de serlo.

  • Potencial Premiar la inteligencia frente a cualidades como la experiencia es una buena idea. En el fondo de esta afirmación se basa en que una persona despierta y atenta será capaz de aprender el trabajo relativamente rápido, mientras que otro con más experiencia sabrá hacerlo, pero posiblemente dejará un margen de mejora menor en su desempeño o en aportar soluciones diferentes. Esto no quiere decir que la experiencia no sea importante, sólo que en ocasiones está sobrevalorada. Del mismo modo recuerda, los mejores estudiantes no tienen por qué ser los mejores empleados. Hay que tener en cuenta, además, que un trabajador sin experiencia, pero con potencial puede aprender sin vicios adquiridos de su anterior trabajo.
  • Orgullo por el trabajo no importa el puesto que desempeñes. Podría definirse también como identificación con la empresa. Los trabajadores con potencial se sienten orgullosos de una labor que reconocen como suya, como la de su empresa. Puede que el trabajo que estén haciendo no sea el de sus sueños y sólo constituya un paso en su plan de carrera profesional, pero mostrarán dedicación y orgullo hacia el mismo. Es esta capacidad para centrarse en lo que están haciendo y no en lo que van a hacer o, como diría un corredor, correr el kilómetro en el que estás sin pensar en los que quedan para la meta y disfrutarlo.
  • Ética en el trabajo difícil de detectar, pero no imposible. Una buena ética de trabajo es una pieza clave a buscar en cualquier empleado, algo que pasa por ganas de trabajar, consciencia de la importancia de la labor que se lleva a cabo, iniciativa para aportar valor a la empresa y a sus compañeros…. Los valores concretos pueden variar de una persona a otra, pero cuando están ahí, resultan una fuerza imparable. Para detectarlos se puede preguntar por experiencias en antiguos trabajos e incluso poner ejemplos de situaciones comprometidas para saber qué haría el candidato. Recuerda que quien ha tenido un mal comportamiento en su anterior empresa lo puede tener en la tuya.
  • Integridad habrá quien ponga en duda esta afirmación, asegurando que es mejor tener empleado con una mayor capacidad de adaptación. Nada más lejos de la realidad. Como ocurre con la ética laboral, estamos ante un elemento difícil de identificar, especialmente a través de una entrevista de trabajo. Proponer dilemas éticos, directos o indirectos es una buena estrategia para formarse una primera opinión. Lo importante en este punto no es tanto la respuesta sino el proceso de toma de decisiones, que será el indicador de la integridad del candidato. Siempre nos debería interesar más contratar buenas personas.
  • Capacidad de trabajo en equipo clave para la empresa, aunque también difícil de evaluar. Un buen punto de partida pueden ser las normas básicas de comportamiento social al llegar a la entrevista. Dar la mano, saludar adecuadamente, un gracias… También es posible detectar esta habilidad por contraposición, es decir, buscar personas que no muestren demasiado ego y sí estén interesados en la compañía en general.
  • Entusiasmo. Hablamos de la felicidad de la persona por trabajar en nuestra empresa. Los mejores trabajadores del mundo suelen ser los que están felices de hacerlo donde lo hacen y sus beneficios son innumerables: priorizan su trabajo, son más eficaces, amplían sus horarios. Si se puede elegir habría que hacerlo entre aquellos que quieren el trabajo por necesidad y aquellos que lo quieren porque desean formar parte de nuestro negocio decantándonos por estos segundos. Entre empleados entusiasmados por trabajar con nosotros y empleados que necesitan el trabajo, siempre los primeros.
  • Vida ordenada. Puede que haya gente que no esté de acuerdo, pero las personas que tienen una vida personal y familiar más ordenada pueden rendir más y mejor que aquellos que no la tienen. Tener que mantener a unos hijos, unos horarios, unas rutinas da un plus de responsabilidad de cara a cumplir y rendir en tu trabajo.
  • Conocimiento de la empresa.Si cuando una persona acude a una entrevista sabe a qué se dedica esa empresa, quién es el dueño, cómo es el proceso de elaboración o trabajo estará demostrando un conocimiento interesante de la empresa que se puede relacionar directamente con el interés en trabajar en dicha empresa. Es verdad que ahora hay muchas personas en paro, pero este hecho puede ser diferenciador de entre todos los candidatos.
  • Dan soluciones, no problemas. Muchas veces debemos pensar también en contratar personas que tengan la mente suficientemente abierta como para dar soluciones a los problemas diarios que puedan surgir. La mayoría de los trabajadores tienden a reportar a sus superiores los problemas que aparecen, pero siempre es interesante saber que tenemos personas en nuestra plantilla capaces de tomar decisiones para sortear esos pequeños inconvenientes que surgen cada día.
  • Puntualidad. No es la señal inequívoca, pero está claro que una persona que llega puntual a la entrevista o a su puesto de trabajo demuestra un respeto por la empresa y por sus compañeros, amén de responsabilidad y eficacia. Reconozcamos que si un candidato llega tarde a una entrevista de trabajo ya empieza con un punto negativo.

¿En cuántos de estos puntos te ves reflejado? No hace falta que sumes todos, pero si más de la mitad. En caso contrario, busca fórmulas para formarte en los que no tengas. Aquí te damos algunas claves.

También te puede interesar:

5 características que buscar en un buen trabajador

Principales Caracteristicas de los Vendedores

Características principales de un líder efectivo

Imagen de lassedesignen de shutterstock

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *