Publicidad

Cuestión de liderazgo

Los considerados líderes en todos los grupos de la sociedad son los que, por norma general, acaban ganando posiciones y consiguen el éxito. En el entorno de la pyme sucede de la misma manera y aquel que tiene características para convertirse en líder obtiene buenos resultados en su carrera laboral.

Y es que tú también puedes ser un buen líder si te lo propones. Randstad, compañía de soluciones de recursos humanos en España, te da las claves para convertirte en un buen gestor de equipos. Lo más importante en la dirección de equipos es realizar un ejercicio de autoconocimiento, ya que si se conocen las propias virtudes y defectos, el directivo será capaz de conocer las de sus equipos, entenderles mejor y guiarles hacia el éxito.

Toma buena nota, pues, y sé una persona admirada y, lo más importante, valorada por la empresa. Es el momento de escalar posiciones. Las empresas tiene aprecio especialmente a aquellos candidatos capaces de reunir una serie de requisitos que se agrupan en:

Alta capacidad de comunicación: la comunicación debe ser fluida y transparente y, por supuesto, debe primar la honestidad hacia el equipo. Esta comunicación también debe ser directa y respetuosa: los jefes autoritarios o déspotas no sólo no consiguen sacar lo mejor de sus colaboradores, sino que generan una relación de desconfianza a largo plazo.

Estandarte de la compañía: El líder tiene que trasladar los valores y la misión de la compañía y hacer que sus colaboradores se sientan parte importante de ella. Los jefes lo valorarán.

-Siempre motivación: Este concepto es vital para todo tipo de trabajadores en la empresa. El líder debe ser motivador y ha de desarrollar a sus equipos, reforzando las carencias e impulsando los puntos fuertes de cada uno de ellos para ayudarles en su promoción profesional.

Innovar: La creatividad ha de ser pilar en la gestión del líder, como forma de anteponerse a los cambios y para estar preparados para ellos.

Delegar: el líder debe aprender a delegar y confiar en sus trabajadores a la hora de realizar el trabajo.

-Resolver problemas consecuentemente: ha de saber reducir los problemas a lo realmente importante y tomar decisiones asumiendo las consecuencias de sus ideas han de ser dos puntos básicos del líder.

Ahora ya sabes bien lo que tienes que hacer para convertirte en un buen líder, aunque, según dicen, mucho líderes nacen con ello y otros, por mucho que quieran, nunca podrán serlo.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *