Publicidad

Cuándo viajar no siempre es un placer

Si bien es cierto que una de las actividades más placenteras y reconocidas es viajar por todo el mundo, conocer ciudades y culturas diferentes, también lo es el hecho de que puede provocarte una serie de problemas, sobre todo, si son viajes habituales y por cuestiones laborales.

Cuándo viajar no siempre es un placer

El primero de los efectos que puede tener sobre ti, si viajas mucho, es el conocido jet lag producido cuando has viajado lejos de tu hogar habitual y por tanto ha cambiado la hora. Tu cuerpo lo nota más de lo que parece porque nuestro ritmo vital no es tan sencillo de cambiar. Nuestro cuerpo está habituado a una rutina de sueños, de comidas, etc.. y los cambios, por supuesto, le afecta. De hecho, sólo hay que ver como hay personas a las que les afecta el simple cambio al horario de invierno. Muchas personas que cambian habitualmente de horarios tienen más problemas de insomnio, amén de que se produce un proceso de envejecimiento prematuro mayor. ¿Se pueden evitar estos efectos del jet lag? No, pero sí se pueden disminuir. Entre las recomendaciones más extendidas figuran no comer durante el viaje y beber muchos líquidos, siempre que no sean alcohólicos o dar un largo paseo nada más aterrizar. Este último remedio, que promueven desde el Grupo de Cura del Insomnio de Bristol asegura que de esta forma el cuerpo recibe los mensajes que le manda el entorno y adapta su reloj biológico.

Otro de los efectos nocivos de los viajes, sobre todo, si son por razones laborales es que las comidas y las citas en los afterworks no suelen ser compatibles con una dieta saludable. Encima cuando no estamos en nuestro hogar nos cuesta más hacer ejercicio por lo que el sobrepeso amenaza de manera evidente.

La desorientación del viajero es un efecto más de las personas que han de viajar habitualmente por razones laborales. Afecta a cuestiones emocionales y psicológicos, y puede derivar en estrés.

Por último, están los efectos anímicos, sociales y familiares. Si tienes que viajar mucho eso puede afectar a tus relaciones personales y familiares dejando a tu pareja al frente del día a día familiar con la erosión en la relación que eso puede conllevar.

Remedios. Para tratar de evitar o minorizar estos efectos un estudio publicado en la revista especializada Environment and Planning A. realizado por investigadores de la University os Surrey, en el Reino Unido, y de la Linnaeus University, en Suecia, y hecho público en la web www.captio.net recomienda: adaptarnos al nuevo horario una semana antes de viajar, intentar comer sano mientras estemos fuera de casa (cuando estemos en nuestro hogar también, obviamente), planificar todo lo que vamos a hacer para evitar el estrés y la ansiedad, y mantener una comunicación habitual con tu familia no sólo cuando estemos de viaje, sino antes y después.

También te puede interesar:

¿Por qué tus finanzas como emprendedor deben ser diferentes?

Apps para tus viajes de negocios

Como recortar gastos en viajes de empresa

Imagen de Peshkova de shutterstock

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *