Publicidad

Cuando patentar una invención

Como hemos dicho anteriormente a las pymes para salir de su situación de crisis si bien existe el dato que ha mejorado el crédito a pymes, aún hay una alta falta de financiación o dificultades para acceder a préstamos que hace que muchos emprendedores deban o dejar de lado sus proyectos o decidir salir al exterior.

En cuanto a la posibilidad de una Patente Internacional son muchas las dudas de cuando patentar una invención, siempre existen problemas que suelen ser un proceso que cuenta con un período largo, además de ser costoso y que en muchos casos terminan no siendo rentable.

Actualmente se pueden encontrar otras formas de proteger una invención y prevenir de la copia. Algunas pymes y emprendedores en general desarrollan algún producto innovador que les posibilita la oportunidad de hacerse de un nombre en otros mercados. Muchos de ellos tienen la incertidumbre de si les es ventajoso proteger su invención a través de una patente cuando salen a otros mercados.

Hoy día las pymes o emprendedores tienen a su alcance diferentes formas de operar con una patente, pudiendo proteger su invención frente a la competencia.

Tras realizar el estudio de si es recomendable llevar a cabo los trámites para la patente internacional, ya que al no ser un proceso sencillo debe de servir para poder introducir dicho invento o producto en el mercado deseado estando ligado a su estrategia comercial.

Es así que, la Oficina Española de Patentes, ofrece una serie de guías prácticas, y por sectores, dirigidas a las pymes. Dónde pueden interiorizarse en cuanto al período de tiempo que suele ser de 4 o 5 años, entre el momento de la solicitud de la patente y el del otorgamiento, pero existen casos en los que durante dicho periodo hay invenciones que quedaron fuera de utilidad.

Expertos en la materia señalan que para poder acortar ese tiempo, más allá de la estrategia comercial a aplicar en el mercado elegido, recomiendan la solicitud de la patente en España, ya que esto garantiza por un tiempo una protección de 12 meses en la que ninguna empresa o persona física queda imposibilitada de registrar la misma invención.

De forma de poder realizar la solicitud y, por 1 año, la posibilidad de compensar o no el continuar, esto por que el presentar la patente en España por lo general resulta más asequible sobretodo presenta la ventaja de que la protección rige para los países que firmaron la Unión de París.

El coste de una solicitud de patente en España llega a ser de algunos cientos de euros, pero por fuera de España el coste difiere ya que a nivel internacional cada país o zona comercial cuenta con su propia oficina, lo que hace que el coste sea bastante diferente, en la Oficina de Patentes de la UE, los costes son bastante salados hasta 5.000€ de tasa, además de unos 10.000€ en concepto por honorarios para el abogado de patentes y 3.000€ si se requiere de una traducción.

Un problema que puede darse es la protección de los datos de la invención, ya que si bien la protege, aunque también da información del producto que pueden llegar a conocer sus competidores. Por lo que hay una forma de proteger los datos, que es a través del llamado secreto industrial, por medio del que se exige una firma de acuerdos de confidencialidad, también se puede publicar la invención evitando que otros lo hagan.

Lo más recomendable es que de ser una invención de características sencillas es cuando es mejor patentar, ya que previene que los competidores lleguen a copiar y desarrollar dicha invención.

Imagen: economialosrios

Fuente: El Economista

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *