Publicidad

Construyendo una estrategia empresarial

En el momento en que su empresa comienza un proceso de planificación estratégica es un tiempo para soñar e imaginar el mundo del futuro. Para hacerlo de una manera eficaz, todos los miembros de su equipo deben participar en un “grupo de reflexión”, con la cual se deben construir una estrategia sobre otra. Esto es especialmente importante para descubrir los pensamientos de los clientes, proveedores y otras personas acerca de lo que su empresa necesita.

Consejos

Comience por imaginar su compañía en una industria especifica con objetivos señalados de manera minuciosa y a largo plazo. Por ejemplo, ¿habrá una consolidación de su base de clientes? ¿Existen regulaciones que espere desempeñen un papel más importante? ¿Sus productos son más que una mercancía? Por supuesto, nadie sabe a ciencia cierta lo que el futuro preparará, pero los ejecutivos inteligentes y curiosos pueden descubrir una gran cantidad de evidencia que apunta en la dirección correcta.

Prever el futuro es, en realidad, una de las partes más interesantes del proceso de planificación estratégica. De hecho, es casi como la creación de un plan estratégico. Su equipo puede preguntarse: “¿qué harán nuestros competidores, clientes y proveedores en el futuro de manera que puedan obtener una respuesta a las tendencias actuales?”

Para entender eficazmente y predecir lo que sus clientes necesitan de usted, pueden ser aplicables estas técnicas y otras estrategias. Una vez que entienda las tendencias que afectan a los clientes, usted será capaz de predecir mejor cuáles son sus clientes directos y cómo su empresa debe responder a estos.

Predecir con exactitud el futuro puede tener un enorme valor. Pero las empresas con visión de futuro van más allá de la predicción y encuentran maneras de dar forma al futuro. Esta acción consiste en considerar las competencias básicas de su empresa y tomar las medidas necesarias para influir en el futuro del mercado para que su empresa se encuentre en la mejor posición para proporcionar lo que se necesita. Por ejemplo: usted podría estar trabajando para construir una determinada tecnología, en la que su empresa sobresale realizando esta acción, obteniendo un método preferido, o parte de un estándar de la industria.

Este es también un buen momento para explorar nuevos caminos y poder liberarse de las industrias competitivas. Puede buscar nuevos mercados, que en el momento se encuentren sin explotar y que resuelvan compromisos empresariales importantes. Por ejemplo, tal vez los consumidores estén frustrados porque tienen que pasar ciertos factores para satisfacer una necesidad particular. Aunque no pueda existir alguna solución aparente, puede descubrir y analizar los compromisos actuales empresariales con una nueva perspectiva que conduce a un mercado virgen y libre de la competencia.

Una vez que la visión del futuro comienza a tomar forma, su equipo debe documentar cuidadosamente las estrategias construidas. Luego, decida cómo su empresa tendrá que ser diferente. Tenga en cuenta los cambios que son necesarios en su organización, en la estructura de costos, productos y ofertas de servicios, personas, habilidades, canales de distribución, comercialización, entre otros factores. En esencia, el diseño de su empresa debe ser perfectamente adecuado desde el principio para lograr sus objetivos a largo plazo.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *