Publicidad

“ConAvalSí” el proyecto que financia y avala tus ideas

Más de la mitad de las pymes españolas aseguran tener problemas para financiarse siendo imposible, en muchos casos, el acceso al crédito. La poca fuerza a la hora de negociar las condiciones con las entidades financieras o la falta de avales son los principales inconvenientes para las pequeñas y medianas empresas españolas. Las Sociedades de Garantía se han convertido en la mejor opción para acceder a la financiación necesaria, negociar mejores condiciones y recibir asesoría de expertos en el sector durante todo el proceso.

Cesgar-Campaña-Banner-gestionpyme-1500x800 (1)

La mayoría de las pymes busca financiarse para cubrir su circulante (el 72,6%), le siguen en importancia: la inversión en equipo productivo (20,9%), la inversión en inmuebles (11,8%) y las inversiones en innovación (6,4%).

El sector exportador y el innovador son los que más buscan en el mercado obtener financiación.

El 31,6% de las pymes exportadoras ha tenido necesidades de financiación frente al 21,1% de las no exportadoras. Y en el caso de las pymes innovadoras que aún no han obtenido sus primeros ingresos por la innovación este porcentaje se eleva hasta el 37,3% frente al 20,8% de las que no innovan.

Las SGR son útiles para autónomos y pymes que intenten acceder a la financiación, ya que pueden lograr reducir los tipos de interés de la deuda y ampliar los plazos de amortización. Esta financiación no sólo hace crecer a la empresa, sino que genera beneficios directos en la sociedad. El 17% de las pymes que buscan financiación para el circulante o para distintos proyectos de inversión o expansión (unas 138.365) creará empleo si llega a obtenerla en los próximos tres años.

Según las estimaciones de CESGAR, la creación de empleo vinculada directamente a los proyectos para los que buscan financiación se aproxima a los 564.004 nuevos empleos durante esos próximos tres ejercicios. Otro 43,5% de las pymes con necesidades de financiación considera que obtenerla será clave para mantener el empleo y el 39,5% restante considera que su logro no tendrá un impacto directo en su plantilla.

Al contrario de lo que pasaba hasta hace unos años, el problema de las pymes no son los tipos de interés, sino que las entidades bancarias piden más garantías y se ha producido un aumento de las comisiones y los gastos asociados. Las SGR son entidades sin ánimo de lucro que se encargan de conceder avales y financiación para pymes y respaldar a las pequeñas y medianas empresas ante la entidad bancaria, actuando como garantes de la deuda.

Las entidades de crédito y las administraciones públicas han endurecido las peticiones de garantías para la concesión de créditos, ayudas o subvenciones. Esto complica que las pymes puedan acceder a la financiación. Proyectos como ‘ConAvalSí’, intermedian entre las pequeñas y medianas empresas y las entidades de crédito para que ambos puedan alcanzar sus objetivos.

Las SGR permiten a los bancos contar con los avales necesarios para conceder el crédito, evitando riesgos financieros para la entidad que en muchos casos son el motivo de la denegación de la financiación que tanto necesitan las pymes. Para éstas, las SGR ofrecen la seguridad de poder negociar con mayores posibilidades de éxito con las entidades de crédito y además recibir asesoría de expertos en el sector durante todo el proceso.

CÓMO ACCEDER AL AVAL

A través de la web ‘ConAvalSí’, las pymes podrán conocer cuál de las 19 SGR presentes en España tiene más cerca, aunque el mapa ofrece la opción de acudir a aquella que el usuario considere. Para acceder al aval, necesita convertirte en socio de las SGR, lo cual significa que la empresa tendrá que adquirir participaciones en proporción con el aval que solicite, pues estas entidades se financian, en parte, con los fondos de las aportaciones que realizan sus socios, que ya suman 120.000 pymes. Ahora, hay que recordar lo que ya se ha señalado: se trata de entidades sin ánimo de lucro.

Los expertos de la SGR realizarán un análisis previo de la actividad empresarial para aprobar o rechazar la solicitud de ingreso, pero, a diferencia de las entidades financieras, se centran en la viabilidad del proyecto, por lo que pueden ofrecer una solución hecha a medida. Para solicitar el aval, la pyme o el autónomo tendrá que presentar la operación relacionada con el crédito, así como la documentación empresarial y crediticia necesaria para realizar un análisis de riesgo.

TIPO DE AVALES

Los avales pueden ser tanto financieros como técnicos. En el primer caso, facilitan el acceso a la financiación de las startup y permiten negociar mejores condiciones en términos de plazos y tipos de interés. El objetivo de las pymes al solicitar estos avales es lograr liquidez u obtener financiación para llevar a cabo inversión en activos fijos, principalmente.

En el caso de los avales técnicos, permite a pymes y autónomos garantizar compromisos no dinerarios relacionados con su actividad ante las administraciones públicas o terceros. Por ejemplo, sirven para garantizar las obligaciones legales y formales ante las administraciones u organismos públicos en el caso de haber recibido subvenciones o ayudas.

CASOS DE ÉXITO

Son muchas las empresas que se han aprovechado de ‘Con Aval Sí’ para lograr el aval de una SGR que les permita cubrir sus necesidades financieras, aprovechándose además de ventajas como la asesoría de expertos en el sector durante todo el proceso.

La financiación es sólo una de las formas en que las SGR pueden ayudar a las pymes y autónomos. Ibergrúas logró gracias a Avalmadrid, la SGR de su región, el asesoramiento y la financiación durante todo el proceso de expansión de su negocio a escala internacional. Avalmadrid logró que la empresa lograse unos plazos y unos tipos de interés con su banco especialmente ventajosos para su negocio. “Lo más importante para internacionalizar nuestro negocio es que exista capacidad económica y que esto no afecte a su rentabilidad”, asegura Antonio Bello, director general de la empresa.

Ibergrúas es sólo uno de los muchos casos que han confiado en una de las 19 SGR diferentes repartidas por todo el territorio nacional. Sea cual sea la provincia de España en que resida el autónomo o tenga la sede social, tendrá cerca una SGR con la que poder trabajar.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *