Publicidad

Con Respecto A Las Pymes, Los Autónomos Tratan De Buscar Protección

En esta nota vamos a hablar sobre lo que esta pasando con los Autónomos y las pymes que estan tratando de buscar protección por los motivos que estan ocurriendo actualmente.

La crisis se dispara con los profesionales independientes y por tercer mes consecutivo, en octubre descendió el número de afiliados al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA): casi 5.953 personas se dieron de baja, lo que supone una caída del 0,2% y sitúa la cifra de cotizantes en 3,3 millones. Estas cifras significan una pérdida diaria de 192 autónomos.

Pero se debe de tener en cuenta cuántos de estos trabajadores por cuenta propia tienen acceso a la prestación por desempleo y según datos de la Seguridad Social, un total de 505.889 cotizantes del RETA pagan por la cobertura de cese de actividad, el 21% del total. En lo que va de año presentaron 5.281 solicitudes para cobrar la ayuda, de las que solo se resolvieron favorablemente 959, un 18,2%. Es decir, solamente uno de cada cien autónomos que cotizan por esta cobertura solicitó el paro, frente a un 3% del mundo asalariado. La duración media de la prestación asciende a poco más de dos meses y la cuantía media, a 1.180 euros.

Para el secretario general de la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA), con este porcentaje de resoluciones favorables tan bajo no se puede considerar que este sistema público y, por tanto, de garantía funcione bien, sobre todo si se compara con el de trabajadores por cuenta ajena, que supera el 98%. No obstante, se debe de tener en cuenta que esta cobertura, de carácter voluntario, es efectiva desde el mes de enero pasado y, aunque entró en vigor a finales de 2010, son necesarios 12 meses seguidos de cotización para acogerse al mismo.

Por este motivo, la Federación de Asociaciones de Trabajadores Autónomos-ATA y la Secretaría de Estado de la Seguridad Social están negociando una reforma de esta prestación, ya que del 78,8% de los autoempleados a los que se les nego, la causa, en dos de cada tres solicitudes,y fue un problemas técnicos, fundamentalmente por la dificultad de acreditar el cese del negocio. De hecho, la mayoría de los casos que se rechazan es por este motivo, y solo un 10,7% por no tener cubierto el periodo mínimo de cotización exigido.

Para presidente de ATA Lorenzo Amor, el problema es especialmente notable entre los trabajadores que cotizan por módulos, ya que este sistema prescinde de los flujos reales de ingresos y gastos en la actividad. A la vista de los resultados, se cree que es necesario revisar la regulación de esta prestación respecto, al menos, dos aspectos: la obligatoriedad para determinados colectivos y la definición de la documentación que se necesita presentar para acreditar el cese. Ademas, se cree que en el plazo de un año se habrá modificado la normativa.

Otro dato significativo es que la recaudación por esta cobertura en el último año ascendio a más de 120 millones de euros, pero solo se pagaron a los cotizantes dos millones de euros por cese de actividad. Por un lado, este presidente apunto que el fracaso se puede atribuir a que la prestación no está bien diseñada, pero también hay que decir que ha sido rentable para el sistema de protección social y no tanto para aquellos que se plantearon pagar esta cobertura. La subvención por desempleo es gestionada por las mutuas de accidentes de trabajo.

Históricamente desprotegidos, lo cierto es que la crisis está castigando más a los trabajadores independientes que a los asalariados porque, en la práctica, su nivel de protección es menor, pero también porque les afecta en un doble sentido: por el cese de ingresos y por las deudas contraídas, en la mayoría de los casos para evitar el cierre de su negocio. Es bastante habitual encontrarse con autónomos que se han quedado sin ingresos y con deudas.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *