Publicidad

¿Compensa retener al empleado en la oficina?

retener-al-empleado-en-la-oficina-horas-extraEs una creencia demasiado extendida en España que cuanto más tiempo pase el empleado en su puesto de trabajo, mejor, incluso si así se superan las horas marcadas en su contrato. La crisis y el miedo a perder el empleo están haciendo que además los propios trabajadores se sumen a esta tendencia por voluntad propia. Sin embargo, conviene preguntarse si extender la jornada laboral es lo más recomendable para la empresa.

Un estudio elaborado por la Comisión nacional para la Racionalización de los Horarios en España (ARHOE) nos sitúa como el país que más tarde termina su jornada laboral. Si en la mayoría de países europeos la jornada se extiende hasta las 17 ó 18 horas, en España el cierre no llega hasta las 19 horas y se puede extender hasta las 22 horas. El informa analiza los horarios más habituales en los sectores de servicios, oficinas, Administración, comercios e industria de Alemania, Bélgica, Francia, Finlandia, Italia, Luxemburgo, Reino Unido, Suecia y España y destaca las diferencias en los horarios del resto de Europa con nuestro país no sólo en el momento de finalizar la jornada, sino también por ejemplo en la hora de la comida. De media, el resto de países destina entre 30 y 60 minutos a la comida, un periodo que en España se alarga hasta la hora y media o dos horas, lo que al final hace que la jornada laboral se alargue más de la cuenta y puede explicar parte de estas diferencias.

En cualquier caso, este estudio debe servir para invitarnos a reflexionar sobre las maratonianas jornadas laborales españolas. Si hace unas semanas nos preguntábamos si queríamos trabajadores extremos en nuestra empresa, lo que ahora debemos plantearnos es si compensa retener al empleado en la oficina más allá de su horario normal de forma habitual. Como ya hemos apuntado esta es una práctica demasiado común en muchas pymes, aunque por fortuna ha remitido ligeramente en los últimos años. Estamos hablando de empresas en las que los empleados ni siquiera se plantean abandonar la oficina antes de las 20 horas cuando su horario marca las 18:30 como horario de salida. Evidentemente existen casos en los que está justificado por la carga de trabajo, pero si vemos que el alargar la jornada se convierte en algo demasiado frecuente quizás habría que pensar que no contamos con los recursos necesarios para desarrollar la actividad, bien porque los empleados no son suficientemente productivos o porque hacen falta más recursos.

El problema llega cuando extender la jornada laboral no es fruto de la necesidad real, sino del capricho del empresario o del trabajador. Y es que con la crisis cada vez son más los empleados que por miedo a perder su puesto de trabajo hacen horas extra en la oficina sin motivo alguno. Este tipo de prácticas pueden ser de lo más nocivas para la pyme y para el propio trabajador. Aunque la lógica podría decirnos que cuanto más tiempo esté una persona en su puesto de trabajo más posibilidades hay de que efectivamente esté produciendo, lo cierto es que existen unos límites a la productividad y a la capacidad de trabajo. No por estar más tiempo se va a trabajar más y de hecho puede ser más productivo reducir la jornada pero estar concentrado durante todo el tiempo que dure.

Desde IESE, la profesora Nuria Chinchilla lo tiene claro: “No por estar más horas en el puesto de trabajo se es más productivo” . Esto es lo que señaló en la presentación del informe Diez años de conciliación en España elaborado por el Centro Mujer y Trabajo de IESE. Según sus investigaciones, las políticas de conciliación en las empresas como permitir a los trabajadores que puedan flexibilizar su jornada laboral según sus necesidades familiares hace que éstos sean más productivos y la compañía más productiva. En concreto, el estudio desvela que apenas un 15% de los trabajadores consultados considera que su empresa es “sistemáticamente” conciliadora y flexible por un 48% que sí ve algunas buenas prácticas en esta materia, un 31% que sólo ve algunas prácticas y un 8% que considera que su empresa no desarrolla ningún tipo de práctica al respecto.

Y ahora ¿Cómo piensas comportarte con tus empleados?

También te puede interesar:

Imagen – shutterstock.com

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *